EL ENREDO
Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Ya están aquííííí...

¡Alegría, alegría,

que empieza la campaña electoral y nos van a llenar de regalos! Aznar nos pone un piso, una empresa, un hijo subvencionado, un puesto de trabajo y dinero en efectivo mediante rebajas de impuestos. No está mal, no está mal. Casi vale la pena que nos meta en otra guerra, a ver qué nos regala a la salida. Después quedará en nada, pero ¿y la ilusión de estos días?, ¿y ese saber que si necesitas dejar a los niños llamas a Moncloa y el líder en persona te hace el canguro?

Creo que era Tarradellas quien decía que hay dos clases de políticos: los que solucionan problemas y los que los crean

Yo creo que la democracia necesita mejorar, como dice Zapatero, y por eso propongo la promesa electoral personalizada. Se coge la guía telefónica, y uno por uno: "¿Usted qué querría?". "Un yogur de fresa y dos kilos de gominolas". "A ver, nene, dile a tu mamá o a tu papá que se pongan". "Oiga, perdone, pero el papá soy yo". "Ah, es usted uno de esos infantiles del 'No a la guerra'; a ver, le tomo nota: yogur de fresa y dos kilos de gominolas". "Y que me los traiga Trillo y me haga un chiste". "¡Pero si Trillo no es humorista!". "¿Cómo que no?".

Yo votaré a quien me facilite un vínculo transatlántico privado: viajes a Nueva York, a Lima, a Buenos Aires... Para reforzar mi vínculo transatlántico, que considero importante. Zapatero no tanto, se ve. Dice que el "vínculo transatlántico" sería su última prioridad. Me parece pésimo. ¿Acaso es justo someter a Bush a esta ducha escocesa? Con Aznar, barra libre; con Zapatero, menosprecios.

Estará el presidente Zapatero recibiendo en La Moncloa a estudiantes, jóvenes (una vez solamente; después, ya delegará en el ministro de la Juventud), y a otros colectivos castigados por la soberbia del PP (parados, sindicalistas, rectores, intelectuales, cineastas, mecánicos torneros...), y George Bush telefoneando, rabioso.

-¿Pero es que ese Zapatero no está nunca libre? Dígale que llamo por lo del vínculo transatlántico.

-Es que es su última prioridad, señor Bush -contestará la secre.

Zapatero regresa a la pesca del voto de la gente de orden, porque a la izquierda la tiene movilizada, sí, pero el voto no puntúa doble aunque se vote con muchas ganas, y para ganar hay que pescar en la otra orilla. Por eso promete policías a tutiplén y moderación. Aznar también quiere presentarse como moderado. ¡El lunes estuvo más de media hora en RTVE sin insultar a nadie y hablando bajito! Es verdad que por la mañana se había puesto las botas, ante la dirección del PP, con esa pintoresca acusación a la oposición de andar "en pelotas". Hay días en que a Aznar sólo le falta peinarse con la cresta de Robert de Niro en Taxi driver. A lo mejor, al salir de la tele, se fue a conducir un rato, a recalentarse la sangre. "Mira ésa, Urdaci, más gorda que Ronaldo. ¡Extremista, radical, que eres un peligro! Tú no, Urdaci, hombre. ¡Adónde vas en pelotas, Llamazares, que se te ve el rabo!".

Y a todo esto, Arzalluz dice que "casi" está en guerra con "Madrid". Creo que era Tarradellas quien decía (Tarradellas o Confucio, da igual) que hay dos clases de políticos: los que solucionan problemas y los que los crean. A ver si en el próximo reparto nos tocan más de los primeros que de los segundos.

MATT

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción