Ojos para leer

El ministro de Educación de Brasil, Cristovam Buarque, fiel seguidor de la visión social del presidente Lula, no sólo está empeñado en que al acabar su mandato no haya ni un solo niño en el país sin saber leer y escribir, sino que quiere también que tengan buenos ojos para leer. Según sus cálculos, sólo en la primera serie de la enseñanza de base de las escuelas públicas debe haber unos tres millones de niños con problemas de vista, de los cuales unos 300.000 van a necesitar gafas. Y el Gobierno se las va a dar. El presupuesto es de 5 millones dólares. Y serán las escuelas las encargadas de enviar las fichas de los niños con posibles problemas al Fondo Nacional de Desarrollo de la Educación, que a su vez los encaminará a los oftalmólogos. El ministro Buarque es un lector empedernido y quiere estimular la pasión de la lectura en chicos y grandes. Sólo este año va a regalar más de cien millones de libros para las escuelas públicas, pero, con buen criterio, quiere que antes los niños puedan tener "buena vista" para poder leerlos.. -

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 23 de abril de 2003.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50