GUERRA EN IRAK | Efectos y protestas

Cierval rechaza la huelga y considera que la actitud sindical pone en peligro el modelo de diálogo social

El comité ejecutivo de la patronal autonómica Cierval expresó ayer su rechazo formal a la huelga general de dos horas convocada para mañana por UGT-PV, CGT-PV y la Intersindical Valenciana. Cierval, en línea de lo que comentó hace unos días su presidente, Rafael Ferrando, cree que los motivos del paro no son laborales y que a las empresas se les "obliga a soportar las consecuencias de la paralización de la actividad económica".

Cierval criticó el fondo y la forma: Considera que no se han "respetado los mecanismos instituidos a través del diálogo social para afrontar situaciones de conflicto" y que comportamientos como ese "ponen en serio riesgo un modelo de diálogo social" que ha dado buenos resultados y que podría seguir ayudando a "superar las dificultades por las que atraviesa la actividad económica". La patronal recordó a las empresas que disponen de "instrumentos legales" para resolver "situaciones anómalas como la presente". A esta crítica se unió ayer el presidente de la Asociación Valenciana de Empresarios (AVE), Federico Félix, que expresó su más "absoluto rechazo" a la huelga por entender que "deteriora" la imagen valenciana en el exterior, perjudica los intereses de los trabajadores, de las empresas y de la economía y crea "una crispación innecesaria".

Más información

Por otro lado, la orden de mínimos que firmó la Consejería de Economía el lunes y que estaba previsto que se publicara ayer se hará pública en el Diari Oficial de la Generalitat Valenciana de hoy, a una jornada del paro, según fuentes de la consejería que dirige Vicente Rambla. Los sindicatos convocantes, en cualquier caso, anunciaron ayer que denunciarán hoy los servicios mínimos decretados por el Gobierno valenciano.

La proximidad de la huelga también provocó reacciones de respaldo. Organizaciones estudiantiles y juveniles anunciaron su apoyo. El Consejo de Estudiantes de la Universidad Jaume I de Castellón decidió por unanimidad sumarse a la huelga. En un comunicado conjunto, se sumaron también las organizaciones Joves Investigadors, Consell de la Joventut de la Comunitat Valenciana, Joves Socialistes del País Valencià, Joves de Esquerra Unida del País Valencià, Campus Jove y el Bloc d'Estudiants Agermanats, que señalaron que el conflicto "va a entrañar más odio, más inseguridad y mayor desestabilización en el mundo". En la misma línea se expresaron conjuntamente las Mujeres Progresistas, la Asociación de Mujeres Separadas y Divorciadas, el Col.lectiu Lambda de Gais i Lesbianes y la Fundación Isonomia.

En la Universitat de València se constituyó la Plataforma contra la Guerra para "coordinar las acciones" dentro de la institución y lograr una mejor cooperación con otras plataformas. Constituida inicialmente, entre otros, por sindicatos y otras organizaciones universitarias, y las asambleas de estudiantes de facultades como Psicología, Economía o Filosofía, aprovechó para convocar a la huelga a los universitarios. La oposición también se plasmó en un manifiesto suscrito por filósofos participantes en el XII Congreso sobre Ética y Filosofía Política en la Jaume I de Castellón. Roberto Aramayo, Aurelio Arteta, Gabriel Bello, Victoria Camps, Adela Cortina, Domingo García-Marzá, José Montoya, Javier Muguerza y 102 firmas más.

El coordinador de Esquerra Unida, Joan Ribó, reiteró su apoyo a los actos de mañana. En el Ayuntamiento de Valencia, EU pidió sin éxito un pleno extraordinario de condena y repulsa por la muerte del redactor de El Mundo Julio A. Parrado, y hoy previsiblemente insistirá ante el fallecimiento, horas después de la petición, del cámara de Tele 5 José Couso. La alcaldesa, Rita Barberá, envió en nombre de la Corporación telegramas de condolencia a las familias de los periodistas fallecidos y a sus medios de comunicación.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 08 de abril de 2003.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50