Un túnel de 3,7 kilómetros permitirá al AVE atravesar el centro de Valencia

Fomento prevé que Valencia reciba 13 millones de viajeros anuales en 2025

El acceso ferroviario del AVE a Valencia atravesará el casco histórico en un túnel subterráneo entre siete y 20 metros de profundidad. El trazado urbano del AVE llegará hasta la Estación del Norte, que será remodelada para albergar la nueva Estación Central con 12 vías distribuidas en dos niveles: seis vías, de ancho internacional, serán para los tráficos de largo recorrido y regional de altas prestaciones, y las restantes, a 20 metros de profundidad y de ancho ibérico, serán para líneas de cercanías y regionales. La operación incluye el Parque Central y cuesta 804 millones de euros.

El acceso del AVE a Valencia tendrá 15 kilómetros de longitud. El tren saldrá desde la nueva estación hacia el norte por un túnel de 3,7 kilómetros de largo que atravesará todo el centro histórico de Valencia a una profundidad de entre siete y 20 metros. Este tramo, con dos vías de ancho internacional, cruzará sobre los túneles de la línea 1 del Metro de Valencia, que pasan bajo las calles de Xàtiva y Bailén, y tras cruzar esta línea comienza a descender para adentrarse bajo el casco antiguo. Los primeros 780 metros de este eje pasante discurrirán soterrados, entre pantallas, y a continuación irá en túnel cerrado, iniciándose dicho tramo en el entorno de la avenida de Marqués de Sotelo, para seguir luego por María Cristina y San Vicente Mártir. Después cruzará por debajo del antiguo cauce y girará al noreste hacia la calle de Doctor Vicente Zaragozá, dirigiéndose luego a la avenida de Cataluña (paralela a la actual autovía entre Valencia y Barcelona). El túnel acabará pasado el cementerio de Benimaclet y, tras una transición entre pantallas, discurrirá a cielo abierto hasta conectar con el barrio Roca-Cuper, entre Meliana y Foios, a partir del cual se inicia el ramal de alta velocidad entre Valencia y Castellón.

Por el suroeste, las vías de AVE (ancho internacional) procedentes del ramal Madrid-Cuenca, Madrid-Albacete y Alicante Murcia se unen a la altura de la autovía V-36, cruzan por encima de la línea de FGV, las dos calzadas de la V-30 y el río Turia. En el nudo sur, el paso previo a la entrada en el canal de la futura estación, confluirán por el oeste las líneas de ancho internacional procedentes de Madrid, las de ancho ibérico de Buñol y Utiel, y la vía mixta para trenes de mercancías (todas ellas compartirán la misma plataforma ferroviaria). Por el sur llegan las líneas de cercanías de Moixent y de Gandia, y por el este la línea Valencia-Barcelona y las conexiones entre la estación central y los centros técnicos de apoyo en la Fuente de San Luis. La confluencia de todos estos ejes viarios convierten el canal de entrada en el tramo más complejo de todo el trazado. La solución propuesta por el Ministerio de Fomento separa los tráficos ferroviarios según el ancho (las vías de internacional irán soterradas a cota cero y las vías de ancho ibérico discurrirán en el nivel inferior).

A siete metros de profundidad habrá seis vías de ancho europeo con tres andenes centrales de 400 metros de longitud y 12 de ancho. Será el andén del AVE y del Alaris. A 20 metros de la superficie habrá un segundo nivel con otras seis vías de ancho ibérico con otros tres andenes de 240 metros de largo por 12 de ancho.

La llegada del AVE al centro de Valencia obligará a remodelar la actual Estación del Norte. La futura estación será un gran edificio situado entre la Gran Vía Germanías y el actual edificio de viajeros, que acogerá la mayor parte de los accesos y salidas, los servicios de apoyo de la estación y una marquesina emplazada entre la Gran Vía y el futuro Parque Central, con cinco bloques de escaleras y ascensores, cuatro para las llegadas de largo recorrido y uno para las cercanías. En torno al edificio principal habrá una galería comercial a varios niveles.

El estudio informativo hecho público ayer por Fomento traza el acceso ferroviario de alta velocidad a partir de unos datos sobre el tráfico de pasajeros en el año 2025. Según las estimaciones oficiales, Valencia contará en las líneas de largo recorrido y regionales con cerca de 13 millones de viajeros al año y unas necesidades de 112 servicios por sentido.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Los niveles de ocupación más altos, de acuerdo con la previsión de Fomento, corresponderán a la línea Valencia-Albacete, con un 82% de ocupación, seguida de la línea entre Valencia-Madrid y Castellón-Madrid, con un 81,7%, la de Valencia-Alicante, con un 80% y un 78% de la línea Valencia-Murcia.

El trazado, presupuestado en 804 millones de euros, afectará al planeamiento de los municipios de Valencia y Alboraia. En su paso por el casco urbano afectará a yacimientos arqueológicos y también a cerca de 327.516 metros cuadrados de suelo agrario productivo.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS