Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La rápida elección de Andropov como sucesor de Breznev garantiza la continuidad política en la Unión Soviética

Chernenko calificó al nuevo secretario general como "el más cercano compañero" del líder desaparecido

El primero en tomar la palabra fue el mismo Chernenko, quien, en nombre del Polítburo, propuso la elección de Andropov como secretario general del PCUS. "Después de haber examinado la situación creada", dijo, "el Polítburo del Comité Central del PCUS me ha encargado proponer al Pleno la elección del camarada Yuri Vladimirovitch Andropov como secretario general del Comité Central del PCUS". "Yuri Vladimirovitch es muy conocido en el partido y en el país", añadió, "como abnegado comunista, fiel a la causa del partido leninista y compañero más cercano a Leónidas llitch (Breznev)". Curiosamente, Chernenko cedió a Andropov uno de las virtudes que los kremlinólogos le atribuían a él mismo: la de miembro del Polítburo más vinculado personalmente al líder fallecido el miércoles por la mañana. Entre los rasgos del currículo de Andropov más subrayados por el discurso de Chernenko se encontraban "sus grandes esfuerzos por consolidar la comunidad socialista y garantizar la seguridad de nuestro Estado". Lo último hace, sin duda, referencia a la gran experiencia adquirida por Andropov en este tipo de asuntos durante los quince años en los que presidió el Comité para la Seguridad del Estado (KGB). Los esfuerzos de Andropov por "consolidar la comunidad socialista" era una probable referencia a su cargo como embajador de la URSS en Hungría, que desempeñó en los difíciles momentos de la rebelión majiar (1957), que terminó siendo sofocada por los tanques soviéticos. Por lo demás, el discurso de presentación de Andropov, leído por Chernenko fue un canto a la continuidad política. "Leónidas Breznev", afirmó, "apreciaba mucho su convicción marxista-leninista, su espíritu de partido, su amplia visión, su habilidad, sus cualidades personales". "Todos los miembros del Polítburo", agregó, "estiman que Yuri Vladimirovitch Andropov ha asimilado bien el estilo brezneviano de la dirección, su preocupación por los intereses del pueblo, su actitud respecto a los cuadros intermedios, la firme voluntad de resistir con todas sus fuerzas las tentativas de los agresores y de salvaguardar y confortar la paz". El discurso de respuesta de Andropov fue tambián inevitablemente brezneviano. El ya sucesor de Breznev como secretario general del PCUS se deshizo en elogios a su antecesor, cuyo cadáver está a punto de recibir el homenaje póstumo del pueblo moscovita. Andropov introdujo en su alocución algunas ideas que eran muy semejantes a las expuestas por. Leónidas Breznev en sus últimas dos semanas de vida. El fallecido líder de la URSS había atacado con gran dureza a Estados Unidos en su discurso pronunciado ante los jefes del Ejército rojo, a los que pidió que triplicaran sus esfuerzos en estos momentos de tensión internacional. Poderes fácticos Algunos observadores creyeron ver en esas palabras de Breznev un seguro contra el hipotético descontento de algún sector de los poderes fácticos, que podrían haber encajado mal la precariedad en la que se encuentra la política exterior soviética desde que Ronald Reagan llegó a la Casa Blanca. Con estos u otros propósitos, Andropov abundó en las tesis de Breznev durante el discurso pronunciado ayer ante el Pleno del Comité Central del PCUS que, minutos después, le eligiría por aclamación secretario general. "Sabemos bien", afirmó, "que es inútil implorar la paz a los imperialistas. La paz sólo puede ser salvaguardada apoyándose sobre la potencia indestructible de las Fuerzas Armadas soviéticas. Tanto como dirigente del partido y del Estado como en razón de su cargo de presidente del Consejo de Defensa, Leónidas llitch (Breznev) daba gran importancia a que la capacidad de defensa del país estuviera a nivel de las exigencias modernas". El resto -es decir, casi la mitad- de la intervención de Andropov estuvo dedicada a cantar las excelencias de la'unidad del partido. En efecto, los analistas estiman que Andropov ha heredado un partido más homogéneo que el recibido por Leónidas Breznev. Pero la transición puede despertar algunas ambiciones que desequilibren el proceso político y hagan más difícil la lucha por adquirir nuevas parcelas de poder. Ya la muerte de Mijail Suslov sirvió -a juicio de los kremlinólogos- para alterar la balanza y disparar algunas ambiciones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 28 de marzo de 2003