El seguro de vida creció el 14% en 2002, hasta los 102.387 millones

El sector confía en los nuevos planes asegurados para ampliar mercado

El ahorro gestionado en seguros de vida alcanzó el pasado año 102.387 millones de euros, un 14,2% más que a cierre de 2001, según los datos elaborados por ICEA para la Agrupación de Vida y Pensiones de la patronal Unespa. Un crecimiento que el presidente de Unespa, Álvaro Muñoz, calificó de muy positivo en un contexto malo para el ahorro y los mercados financieros. Eso sí, el crecimiento de 2002 fue ligeramente inferior al registrado en 2001, cuando los seguros de vida en sus distintas modalidades aumentaron el 15,04%.

El apartado que más ha crecido ha sido el de seguros colectivos -pólizas empresariales que establecen prestaciones para los trabajadores-, con un 24% por encima de los 42.500 millones de euros, mientras que el individual mostró un crecimiento del 8,3%, hasta rozar los 60.000 millones de euros.

Durante el pasado año, el seguro de jubilación ha sido el que ha operado como motor del crecimiento del sector, como en 2001 lo fueron los seguros de ahorro a otros plazos. Así, el ahorro gestionado en los productos de jubilación ha crecido un 20%, mientras que el resto de los seguros de ahorro crecía el 2,3%.

El presidente de Unespa, Álvaro Muñoz, cree que el crecimiento de estos productos continuará gracias a los planes de previsión asegurados (PPA) que contempla la nueva regulación del impuesto de la renta y que equipara los beneficios fiscales de los planes de pensiones con estos productos.

Respecto a la difícil situación por la que atraviesa el sector asegurador en Europa, Muñoz apuntó que los resultados publicados por las aseguradoras españolas confirman que el sector se encuentra en un momento excelente y sin ningún problema de solvencia. "La salud, desde el punto de vista de la solvencia de las aseguradoras, es excelente y privilegiada", dijo el presidente de Unespa.

También se pronunció sobre los efectos de la guerra entre Estados Unidos e Irak en el sector asegurador. "Es difícil prever lo que ocurrirá en la guerra, pero creo que su efecto sobre las compañías aseguradoras españolas será nulo o insignificante", apuntó.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 25 de marzo de 2003.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterPerfiles Profesionales 2022

Lo más visto en...

Top 50