Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Un anuncio

Dado que en la página 68 de EL PAÍS del viernes 7 de marzo se introduce un ataque nominal contra mi persona, pido que, en el ejercicio de mi derecho de réplica y en defensa de mi honor, se publique la siguiente rectificación:

De entrada, en el anuncio se desliza un importante error, al estimar que mis declaraciones eran a título personal, cuando en realidad lo eran a título de presidente de la Asociación Sindical de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos al servicio de las Administraciones Públicas (ASICAD), como se demostró en la votación de apoyo que tuvo lugar en el Congreso celebrado los días 8 y 9 de marzo.

El anuncio encierra, pues, un ataque a la libertad sindical.

En segundo lugar, nunca en todos mis años de colegiado, y he sido casi de los fundadores, había visto que el Colegio de Ingenieros de Caminos utilizara el dinero de los colegiados (bastante) para atacar personalmente a un colegiado.

En cuanto al anuncio en sí, los cinco primeros puntos, que no tienen nada que ver con mis declaraciones, son normales en defensa de los colegiados, que se supone es la finalidad de un colegio profesional.

En cuanto al sexto punto, en que se me ataca, tengo que decir que fue añadido en el último momento, por cuanto en el texto del anuncio que se remitió a las demarcaciones colegiales no se incluía.

Y en cuanto a las declaraciones que promovieron semejante alboroto, resumiendo, se decía que,con la libre designación y el libre cese, los ingenieros de caminos funcionarios no pueden asesorar debidamente a los poderes públicos. Por ello es necesario derogar la Ley 30/84 de Medidas para la Reforma de la Función Pública y promulgar el estatuto ordenado en la Constitución ¡hace 25 años!

Y seguimos diciéndolo.

Creemos que la Junta de Gobierno del Colegio de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos ha cometido un grave error y que deberá rectificarlo públicamente.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 17 de marzo de 2003