Un alcalde del PP 'regaló' suelo a la empresa que le vendió el solar para su casa, según el PSOE

El regidor de San Agustín del Guadalix asegura que todo lo que ha hecho "es legal"

El alcalde de San Agustín del Guadalix, Mariano Berzosa (PP), perdonó a Promotorauno, SA -que en 1997 le había vendido un solar para construir su vivienda-, parte de una parcela que dicha empresa debía al municipio. Los 7.525 metros cuadrados que medía el solar cuando Ayuntamiento y empresa firmaron el convenio de cesión, en 1992, se habían convertido en 3.850 ocho años después. El alcalde asegura que todo se debió a un error registral, pero el PSOE cree que Berzosa quiso "devolver el favor" a la firma que le vendió "a precio bajísimo" el solar sobre el que levantó su casa.

Mariano Berzosa Cosa -alcal-de de San Agustín del Guadalix desde 1995- compró en 1997 un solar de 450 metros cuadrados en la urbanización Las Fuentes de esta localidad de 6.300 habitantes situada a 10 kilómetros al norte de la capital. Se la compró a la empresa Promotorauno, SA, y pagó por ella cuatro millones de pesetas (24.000 euros), una cantidad que el responsable de Ordenación Territorial del PSOE madrileño, Modesto Nolla, considera "exageradamente baja" pero que el alcalde defiende como "precio de mercado".

Poco después, el Ayuntamiento abordó la ya iniciada revisión de las normas subsidiarias del municipio (que regulan su crecimiento), lo que supuso, entre otras cosas, un notable aumento de edificabilidad de la parcela adquirida por Berzosa y su esposa para construir el domicilio familiar. El alcalde "no se abstuvo en las votaciones, a pesar de que el asunto le beneficiaba personalmente", subrayan los socialistas.

"Eso me da risa. Es verdad, no me abstuve. ¿Y qué? Le aseguro que yo no tenía ningún interés personal en mi parcela, sino sólo en el crecimiento urbanístico de San Agustín", responde el alcalde. Y añade: "El aumento de edificabilidad del solar fue el mismo que el de toda la manzana, y exactamente el que el PSOE había propuesto cuando gobernaba e inició la revisión de las normas".

En 1999, la Comunidad de Madrid aprobó provisionalmente la revisión de las normas subsidiarias. En diciembre de ese año, la esposa del alcalde pidió al Ayuntamiento la licencia de obra para construir su casa, y la obtuvo. Los años siguientes los ha dedicado el matrimonio a levantar su nuevo hogar, finalmente concluido el pasado septiembre.

Pero, entretanto, se ha producido el cambio en el convenio suscrito con Promotorauno que denuncia el PSOE. Dicho convenio -firmado en 1992 por el Ayuntamiento y la empresa, cuando el PP ya estaba en el gobierno y Berzosa era concejal de Educación y Cultura- establecía que "Promotorauno cederá a favor del municipio la finca ubicada en el polígono 4 [...] con una superficie de 7.525 metros cuadrados y una edificabilidad de 2.257,50 metros". A cambio, el Ayuntamiento legalizaba la construcción de unas viviendas de Promotorauno sobre suelo rústico.

Segundo convenio

Esa finca, que figura en el Registro de la Propiedad con el número 3.795, no se la cobró el Ayuntamiento hasta junio de 2000, cuando firmó otro convenio que implicaba integrar la parcela al patrimonio municipal. Pero para entonces, y para sorpresa de la oposición, la finca ya no medía 7.525 metros. Una providencia de la alcaldía que acompaña al convenio de 2000 dice: "En virtud del convenio suscrito con fecha 24 de julio de 1992 con la mercantil Prosa [nuevo nombre de Promotorauno, SA], este Ayuntamiento es propietario de una parcela con extensión total de 3.850,64 metros cuadrados y que corresponde con la finca registral 3.795". Esa misma providencia admite la "diferencia de extensión que figura en la escritura y la que figura en el convenio inicial", y remite, para justificarla, a un informe técnico realizado ex profeso.

La "explicación", según este informe, es la siguiente: la finca tuvo en origen, efectivamente, 7.725 metros cuadrados; pero sólo hasta 1941. En aquel año hubo una "expropiación" y la parcela se quedó en 3.580 metros. Según la edil de Urbanismo, Cristina Alcañiz, el convenio de 1992 recoge la cifra de 7.725 metros porque ésa es la que seguía figurando, "por error", en el Registro. "En 2000, cuando se decidió integrar por fin ese suelo al Ayuntamiento, se hicieron las mediciones topográficas y se vio que no medía eso, sino bastante menos", señala Alcañiz.

"Muy bien, pongamos que fue un error", argumenta el socialista Modesto Nolla, "pero lo que está claro es que Promotorauno se comprometió a ceder 7.725 metros cuadrados y sólo dio 3.850. Es decir, el municipio pierde ese suelo. Así que alguna compensación tendrá que haber. Porque si no, puede sospecharse que en realidad lo que ha ocurrido es que el alcalde perdonó ese suelo a Promotorauno porque ella le vendió baratísima la parcela en la que se ha hecho su casa".

Berzosa Cosa rechaza estas acusaciones y sostiene que cualquier compensación al Ayuntamiento está fuera de lugar. "El convenio de 1992 no decía que la empresa tuviera que ceder tantos metros valorados en tantas pesetas; hablaba de una parcela concreta, que entonces pensábamos que medía 7.725 metros cuadrados. Si luego resulta que no medía eso, pues qué se le va a hacer. Pero la empresa ha entregado la parcela en cuestión, y eso es lo que se firmó. Todo es legal", dice el alcalde.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 12 de marzo de 2003.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50