_
_
_
_
_
QUINTO ANIVERSARIO DE `CIBERPAIS´

El móvil: de moda a necesidad

España pasa de 6,5 a 33 millones de abonados - De 134 millones de mensajes cortos, a 13.640 millones - La apuesta por el UMTS lastra a las operadoras

Ana Pantaleoni

El móvil hace cinco años era negro, pesaba el doble y costaba la mitad. Sólo servía para hablar y para algo que empezaba a aparecer, los mensajes cortos SMS.

Nació como una moda y se ha consolidado como una necesidad. Hoy, para una mayoría, es una herramienta indispensable. Desde que Motorola lanzó el primer celular del mundo en 1984, el DynaTAC 8000X, el número de clientes de telefonía móvil, ha aumentado de 300.000 hasta los 1.200 millones de usuarios de hoy.

El año 1998 fue el principio de una explosión. El número de clientes de telefonía móvil en España era de 6,5 millones. Telefónica Móviles (72,6%) y Airtel (27,4%) se repartían el pastel. El cliente medio consumía una media de 1.180 minutos al año. Gran parte de los que se subieron al carro del celular ese 1998 se acogieron a las nuevas fórmulas de prepago (casi 2,2 millones de personas), es decir, sin contrato ni pago de cuotas periódicas.

Telefónica Servicios Móviles explotaba por aquel entonces dos tecnologías: Moviline, de acceso analógico, y Movistar, de acceso digital (GSM). Pero Moviline lentificó su crecimiento en 1998, aunque el operador cuenta con licencia hasta 2007.

1998 fue el año del despegue del GSM, con la banda de 900 MHz, que se inició comercialmente con Telefónica Servicios Móviles y Airtel en 1995. El régimen de duopolio terminó en enero de 1999 con la aparición de una nueva operadora, Amena.

"En 1998 se produce un cambio en la concepción del teléfono. Al usuario no le importa que se note el terminal por lo que apuesta por colores más llamativos", recuerda Pilar Latorre, de Telefónica Móviles.

En cinco años, la telefonía móvil ha vivido una revolución, con estrepitosos éxitos y fracasos. La base del éxito son los 33 millones de usuarios españoles de telefonía móvil. Y el triunfo aplastante de algo que nadie fue capaz de predecir, los SMS. En 1998 los clientes de Telefónica Móviles enviaron 134 millones de SMS. En 2002, los españoles enviaron 13.640 millones de mensajes cortos, que movieron 350 millones de euros.

La llegada del navegador WAP fue el principio de una verdadera sopa de letras telefónicas. Con el móvil, se podía "navegar" por Internet, pero la experiencia resultaba frustrante. En enero de 2001, se lanzó comercialmente la telefonía GPRS, que permitía el envío y la transmisión masiva de datos. Pero la realidad, de nuevo, era más lenta de lo previsto.La telefonía de tercera generación (UMTS) todavía está por llegar. El fiasco tecnológico ha originado una crisis sin precedentes entre las operadoras europeas. La euforia pasada empujó a que las compañías gastaran millonadas en conseguir las licencias. La deuda asciende a 250.000 millones de euros. El inicio de la telefonía UMTS se espera para 2004.

Las telefónicas confían en que los nuevos servicios multimedia permitan rescatar el sabor del éxito de antaño, gracias, ahora, a teléfonos con pantallas de colores.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Ana Pantaleoni
Redactora jefa de EL PAÍS en Barcelona y responsable de la edición en catalán del diario. Ha escrito sobre salud, gastronomía, moda y tecnología y trabajó durante una década en el suplemento tecnológico Ciberpaís. Licenciada en Humanidades, máster de EL PAÍS, PDD en la escuela de negocios Iese y profesora de periodismo en la Pompeu Fabra.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_