Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ruiz-Gallardón promete enterrar tres kilómetros de la M-30 si es alcalde

El candidato del PP construirá grandes túneles de acceso rápido a la ciudad

El PP anuncia un enlace subterráneo que unirá Chamartín con Puerta de Hierro

Alberto Ruiz-Gallardón, presidente del Gobierno regional y candidato del PP a la alcaldía de Madrid, ha diseñado un ambicioso plan de infraestructuras que incluye la ejecución de 21 obras alrededor de la M-30, entre ellas el soterramiento de más de tres kilómetros de esta vía de circunvalación -entre la estación de Príncipe Pío y de la zona de la Arganzuela- y la construcción de otros 13 kilómetros de grandes túneles de salida y entrada a la ciudad. El candidato anunció que las obras se ejecutarán "casi en su totalidad" en cuatro años. Costarán unos 1.700 millones.

El espectacular cambio en las infraesctructras viarias de Madrid que planea Alberto Ruiz-Gallardón gira alrededor de la M-30. "Estamos ante una de las grandes cicatrices de la ciudad, que ha dejado de ser una vía rápida para convertirse en un gran distribuidor de tráfico, que no funciona con la eficacia debida y que, además, genera problemas de saturación en el perímetro de la almendra central de la ciudad", señaló Ruiz-Gallardón. Al frente de este complejo proyecto, el candidato ha colocado a Manuel Melis, el ingeniero que dirigió la construcción de 114 kilómetros del metro en los últimos ocho años bajo la tutela de Luis Eduardo Cortés, consejero de Obras Públicas.

El objetivo de Ruiz-Gallardón es conseguir lo que califica como un Madrid "brillante, protagonista, nuevo y dinámico, pero a la vez amable y habitable para los ciudadanos". El candidato del PP quiere que la ciudad "recupere la vida" alrededor del río Manzanares en la zona que une la estación de Príncipe Pío con la Casa de Campo y en la que va desde la Arganzuela hacia el sur. Para ello soterrará algo más de tres kilómetros de la M-30. Y, además, quiere hacer realidad la eliminación de los semáforos de la M-30 en la avenida de la Ilustración.

Asimismo, promete construir tres macrotúneles de entrada y salida de la ciudad. El primero (de 3,5 kilómetros de longitud) uniría Santa María de la Cabeza con Méndez Álvaro. El segundo (de 2 kilómetros) irá desde el puente de Segovia a la N-V y el tercero (de 4,4 kilómetros), de Chamartín a Puerta de Hierro.Alberto Ruiz-Gallardón presentó ayer su proyecto urbanístico y de infraestructuras en un acto en el que estuvo acompañado de algunos de sus más próximos colaboradores: el presidente de la Asamblea de Madrid, Jesús Pedroche; Pío García Escudero, presidente del PP de Madrid, y los consejeros del Gobierno regional Manuel Cobo y Juan Bravo, así como de Ana Botella. Ruiz-Gallardón los presentó como "compañeros en la lista electoral".

El candidato del PP se negó a dar el coste económico exacto de este macroproyecto, aunque avanzó que, según los cálculos realizados por su equipo electoral, supondrá un 30% más que el dinero invertido por la Concejalía de Urbanismo en los últimos cuatro años. Un portavoz de esta concejalía informó ayer de que el presupuesto de esta área durante este periodo de tiempo ha sido de 1.325 millones de euros, lo que supone que Ruiz-Gallardón se gastará alrededor de 1.700 millones en este plan.

Éstas son algunas de las obras que Ruiz-Gallardón anunció ayer si gana las elecciones municipales del 25 de mayo:

- Un túnel hasta la torre de Valencia. Ante el previsible aumento de tráfico de la N-III, se prolongará el actual túnel de la calle de O'Donnell hasta la torre de Valencia, de modo que sea posible entrar y salir desde el Retiro a la N-100 sin atascos y a la Radial 3.

Además, en el tramo de la M-30 que va desde Manoteras hasta la N-II, se aumentará la capacidad de esta vía para evitar retenciones. Así el enlace del puente de La Paloma será reformado, además del de Costa Rica y el existente sobre la N-II (carretera de Barcelona). Y se construirá un túnel para salir a la N-III.

- Cambios en el sur. Se construirá un túnel de doble dirección de 3,5 kilómetros que pretende aliviar las retenciones que se producen en este área de la M-30 muy congestionada en las horas punta. Además, se construirá un nuevo puente de Embajadores, de mayor capacidad que el actual, que tendrá un ramal hacia el Parque Lineal del Manzanares, una de las zonas más importantes dentro del proyecto olímpico previsto para Madrid 2012.

- Al matadero a pie. En el tramo sur de la M-30, el comprendido entre el nudo sur y el puente de Segovia, se levantarán cinco pasarelas peatonales y se llevará a cabo una mejora urbanística, ambiental y estética de las márgenes del río Manzanares. En esta zona se pretende soterrar la M-30 para peatonalizar la zona que va desde el antiguo matadero de la Arganzuela hasta el puente de Toledo. Para remodelar esta enorme área se convocará un concurso de ideas entre los mejores urbanistas. Precisamente, la Comunidad, el Ayuntamiento y el Ifema firmaron el lunes un convenio para que la colección de la Fundación Arco encuentre acomodo en el gran complejo cultural que se levantará en el matadero.

- Del palacio a la Casa de Campo. Desde el puente de Segovia hasta la N-V se contempla una gran reforma. Según el proyecto de Ruiz- Gallardón, el principal problema estriba en que la Casa de Campo se ve "doblemente aislada". Por una parte por la M-30, "que rompe la unidad de uso y paisajística" y por otro "la barrera que supone la N-V en relación con el distrito de Latina". Ruiz-Gallardón propone construir un túnel rápido de dos kilómetros de longitud y otros dos más pequeños bajo la actual N-V.

"Todo ello permitirá una amplia comunicación peatonal entre ambas márgenes del río, recuperando así el eje histórico Palacio Real-puente del Rey, paseo del Embarcadero y lago de la Casa de Campo", explicó el candidato. Estos túneles permitirán enterrar la M-30 y crear lo que Ruiz-Gallardón denominó "alfombra urbana", pasillo que permitirá al peatón llegar a pie desde la Casa de Campo a la plaza de España.

- La Casa de Campo del norte. El tramo norte de la M-30, entre Puerta de Hierro y el nudo de Manoteras, será escenario de siete operaciones urbanísticas y de la creación de lo que Ruiz-Gallardón denominó la Casa de Campo del norte. Esta zona verde se situará en una superficie de suelo protegido no urbanizable de un millón de metros cuadrados, que se encuentra al norte de M-40 -entre la valla del monte de El Pardo y la carretera M-607-, un área incluida en el parque regional de la Cuenca Alta del Manzanares.

- De Chamartín a Puerta de Hierro. Un túnel conectará la M-30, a la altura de la estación de Chamartín, directamente con la zona de Puerta de Hierro. Este tramo subterráneo que Ruiz-Gallardón calificó como el "más largo de Europa" evitará las retenciones producidas por los semáforos de la avenida de la Ilustración, la incorporación de la M-607, el nudo norte y el de Manoteras.

Además se doblará la capacidad del actual túnel de Pío XII. También se contempla otro acceso directo entre Sor Ángela de la Cruz y Puerta de Hierro, que permitirá entrar y salir del barrio de Tetuán en "sólo cinco minutos". También se mejorarán las conexiones entre el barrio del Pilar y la M-40.

- Pasillos urbanos. Ruiz-Gallardón anunció que concluirá los pasillos previstos en Entrevías, Villaverde y la Alameda de Osuna-Ciudad Pegaso. "De modo que, donde antes había barreras entre los barrios, habrá grandes avenidas que los pondrán en contacto". Además, anunció la eliminación del paso elevado de la glorieta de Cuatro Caminos donde se recuperará el espacio para construir una plaza.

- Mejorar el metro. Ruiz-Gallardón cree que las reformas que impulsará alrededor de la M-30 mejorarán el tráfico. "Eso no significa que dejemos de apostar por el metro", precisó. "Con independencia de los 60 kilómetros de metro que Esperanza Aguirre se ha comprometido a constuir en la Comunidad, nosotros desde el Ayuntamiento realizaremos algunas mejoras para dar un servicio más eficaz a los pasajeros", señaló el candidato. Así anunció que las líneas 3, 6, 1, 5, 7 y 8 que, por este orden, están sometidas a una mayor demanda en horas punta serán reforzadas.

Todas estas líneas registrarán un intervalo de trenes que no será superior a los tres minutos y medio y en algunas -1, 3, 5 y 6- será igual o inferior al minuto y medio. Además, se ampliarán todas las estaciones que técnicamente sea posible para aumentar el número de vagones por tren.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 5 de marzo de 2003