Liberalización de vía estrecha

Sindicatos, partidos y comunidades autónomas rechazan la apertura ferroviaria de Fomento

El anteproyecto de ley redactado por Fomento para la apertura a la competencia del ferrocarril español está seriamente amenazado y puede descarrilar incluso antes de entrar en vía parlamentaria. Hacienda ha dejado claro que el Estado no se va a hacer cargo, como pretendía Fomento, de la deuda histórica de Renfe. Los sindicatos, el primer partido de la oposición y varias comunidades autónomas, denuncian grandes dosis de inseguridad jurídica en su articulado y las facultades que se autoatribuye Fomento para incluir o excluir vías en la futura Red Ferroviaria de Interés General y para dirimir en los conflictos que puedan surgir entre empresas operadoras.

El anteproyecto trocea la actual Renfe en dos: un ente público dedicado a las infraestructuras (ADIF) y una empresa pública transportista (Renfe-Operadora). A la primera, que absorberá también el actual Gestor de Infraestructuras Ferroviarias (GIF), se adjudican todas las unidades de negocio de Renfe (patrimonio, explotación comercial de estaciones, telecomunicaciones...) a excepción de las de transporte.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción