Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Narros estrena su montaje de la versión de Hierro de 'El burlador de Sevilla'

El director de escena Miguel Narros y el escenógrafo Andrea D'Odorico, con la Compañía Nacional de Teatro Clásico, estrenan hoy en el Teatro Pavón, de Madrid, el último trabajo que el poeta José Hierro realizó para la escena: su versión de El burlador de Sevilla, de Tirso de Molina.

Este texto ha supuesto para Narros enfrentarse a un análisis nuevo sobre el personaje de Don Juan, que encarna el actor Carlos Hipólito. "Me he planteado un Don Juan atípico, que juega con la verdad del engaño y a su vez nosotros nos hemos permitido jugar con el cinismo, con la poesía, con el misterio y la intriga y, lo más difícil, con lo diabólico que hay en él", señala el director. Además de Hipólito, el reparto, de 32 actores, cuanta con Juan José Otegui, Elisa Matilla, Fernando Sansegundo e Israel Elejalde, entre otros.

Narros, que ya montó El burlador de Sevilla en 1966, en versión de Alejandro Casona, dice que la versión de Hierro es mucho más respetuosa con Tirso. También señala que él ha introducido lo erótico como elemento diferenciador en su trabajo actual. "Hemos hecho visual lo que entonces tan sólo era insinuado, entre otras cosas porque en aquella época no podía meter en la cama a los protagonistas y ahora sí; además, el sexo entonces era algo intocable y respetado, no por mí, pero sí por los que tenían que autorizar mi trabajo. A ello hay que añadir otra lectura contemporánea de la obra, obvia y llena de vigencia, como es el abuso de poder y la impunidad con que Don Juan se mueve".

"Hemos logrado alejarnos del topicazo con el que se suele abordar Don Juan", afirma Carlos Hipólito. "Aquí la seducción está en su enorme inteligencia y fundamentalmente en la labia, ya que a cada enamorada le dice lo que ella quiere escuchar".

Narros ha contado en este montaje con la música original de José Nieto y la iluminación de Juan Gómez Cornejo.

El burlador de Sevilla supone para la Compañía Nacional de Teatro Clásico el inicio de un ciclo dedicado a Tirso de Molina, de quien también representará La celosa de sí misma.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 28 de febrero de 2003