Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Beneroso reflexiona sobre la soledad en su último cortometraje

El cineasta malagueño presentó ayer 'La casa de la luna'

Con sólo dos cortometrajes estrenados hasta ayer, el malagueño Gaby Beneroso ha logrado que su última obra, La casa de la luna, se reciba con interés y que cuente con una madrina como la actriz Cayetana Guillén-Cuervo; un lujo para un principiante del cine, teniendo en cuenta que el espacio televisivo que conduce, Versión española, es uno de los principales vehículos de difusión del corto nacional.

Beneroso, que inicialmente "sólo quería ser escritor", se ha ganado esa admiración a golpe de premios. Su primer escarceo con el cine, Cañí, que contaba en clave de comedia las andanzas de una cuadrilla taurina, cosechó premios en diversos festivales nacionales. El segundo, Alguna ciudad en la que me parece haberte visto, premiado por la Diputación de Málaga, enamoró al equipo de Versión española y al escritor José Antonio Garriga, quien ayer intervino también en la presentación de La casa de la luna.

Garriga, que llegó a escribir un relato inspirado en ese corto, dijo ayer que el cine de Beneroso sabe "a las Vidas cruzadas de Robert Altman en cine, y a los relatos de Paul Auster y Raymond Carver". Además, el realizador presume de "poder implicar a los amigos y a todo el que se ponga a tiro en cada proyecto". La colaboración del Ayuntamiento de Málaga, la Junta, la Diputación y la Universidad en la producción de La casa de la luna certifica ese extremo, aunque Beneroso precisa que "una película no se puede pagar con subvenciones".

El nuevo cortometraje utiliza a tres personajes jóvenes que acaban de ser abandonados por sus parejas y deciden irse de copas para olvidar como pretexto para reflexionar "sobre la soledad rodeada de gente, sobre el desierto en el que vivimos millones de habitantes", indica Beneroso.

El corto, grabado en formato digital debido a que, según su director, "hacerlo de otra manera es infinitamente caro y lento", tiene como protagonistas a los actores Eduardo Velasco, Adriana Bocalón y Virginia Nölting, de cuyo trabajo Beneroso asegura sentirse "muy satisfecho". Pero el director ya tiene un nuevo proyecto en mente, que, avanza, "tendrá también un metraje breve salvo que un productor lo remedie".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 28 de febrero de 2003