Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

'La noche temática' muestra el horror de los atentados terroristas

El espacio estrena 'Asesinato en febrero', una película escrita por Querejeta

Hace tres años, un atentado terrorista acababa en un parque de Vitoria con la vida del parlamentario socialista Fernando Buesa y su escolta Jorge Díaz. La noche temática (La 2, 23.20) revive aquel brutal suceso con la emisión de la película Asesinato en febrero. Este estremecedor, documento escrito por Elías Querejeta, nació a partir de aquel doble asesinato y cuenta con testimonios de los familiares de las dos víctimas, víctimas también de la sinrazón.

"Oí la noticia del asesinato de Fernando Buesa y su escolta en Madrid, en un taxi, y me sentí tan golpeado al oír aquello que sin darme cuenta di un grito. Eso al menos me dijo después el taxista. Luego, cuando llegué a mi casa, sentí la necesidad de decir, de contar algo, no sabía qué; y comencé a llenar folios hasta que, poco a poco, aquella necesidad comenzó a tomar forma. Y seguí escribiendo". Así explica el productor Elías Querejeta la génesis de Asesinato en febrero (2001), "la película", como le gusta llamar a sus creaciones, que ha programado La noche temática cuando se cumplen hoy, a las 16.38, tres años del atentado de ETA -la que no se nombra, "porque no hace falta"- en el que perdieron la vida el parlamentario socialista de 53 años y Jorge Díez Elorza, de 26, el ertzaina que le acompañaba.

Dirigido por Eterio Ortega Santillana, en Asesinato en febrero no hay juicios de valor ni discursos políticos. La viuda de Buesa, Natividad Rodríguez, y familia y los amigos de Jorge Díez ofrecen su testimonio, que sirve también para interrogarse por la sinrazón de tanta muerte inútil. El filme arranca el día que hubiera cumplido 27 años Jorge Díez y en él se habla de soledad, de perplejidad. Del vacío de dos ancianos, los abuelos de Díez, ambos viudos, a los que les han arrebatado su última alegría de vivir y que, desde caminos opuestos, uno desde el sentimiento y el otro desde la razón, acaban en el mismo punto: "Ni perdono ni olvido".

De la impotencia que sienten la viuda de Buesa y Begoña Elorza, la madre del escolta. De la profunda herida que atenaza a las familias -los padres de Díez confiesan que viven por inercia, Natividad Rodríguez llora en silencio dentro de la autocaravana con la que iban de vacaciones-. Entre declaraciones y viajes, pinceladas de ficción introducen a un supuesto muñidor del ataque en la cuenta atrás de una condena a muerte de la que sólo él sabe fecha y hora.

En septiembre de 2001, víspera del estreno en París, Natividad Rodríguez agradecía la labor de Querejeta: "El que estas cosas no se vean adormece las conciencias", explicó. Asesinato en febrero fue candidata a la mejor película documental en los Goya 2002. Posteriormente, dos de los asesinos fueron detenidos y condenados a un siglo de cárcel.

La reflexión sobre las víctimas del terrorismo se cierra con Yoyes (1988), el reportaje dirigido por Baltasar Magro para Documentos TV. La protagonista, María Dolores González Kataraín (hasta 1979, cuando abandonó ETA, fue la mujer con el puesto de mayor responsabilidad), fue asesinada en 1986 en presencia de su hijo de cuatro años por sus antiguos compañeros, cuando había decidido volver de su exilio en México para emprender una vida "normal".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 22 de febrero de 2003