Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Necrológica:

Emilio Burgos, escenógrafo y figurinista del teatro español

El escenógrafo y figurinista Emilio Burgos, un nombre fundamental en la historia del teatro español del siglo XX, premio nacional de Teatro en 1989, murió anteayer en Madrid a los 92 años. Emilio Burgos, madrileño de nacimiento, falleció en la residencia de ancianos en la que vivía desde hacía tiempo. Sus restos mortales, tras ser velados en el tanatorio de la M-30, fueron incinerados ayer en Madrid.

Nacido en 1911, Emilio Burgos abandonó los estudios de arquitectura para dedicarse al teatro, su gran pasión. Fue entonces cuando colaboró en el Teatro Escuela de Arte con Rivas Cherif y Felipe Lluch. Su primer trabajo como escenógrafo fue en 1941, en el madrileño teatro Español, con Falstaff y las alegres casadas de Windsor.

Daba comienzo así una de las carreras más brillantes y reconocidas del teatro español de la segunda mitad del siglo pasado. Durante treinta y cinco años, hasta 1977, Emilio Burgos realizó los decorados de casi trescientos montajes para los teatros nacionales del momento, especialmente para el Español. Emilio Burgos fue el primer escenógrafo en utilizar elementos corpóreos en un montaje teatral. Fue en Lo que el viento se llevó, en 1941, con dirección de Cayetano Luca de Tena. Al año siguiente, 1942, usó una plataforma giratoria en un montaje de La dama duende.En esos años, Emilio Burgos diseña sus primeros figurines para La discreta enamorada. Balenciaga dijo de su trabajo que no había visto antes trajes más bonitos. Unos trajes de un estilo depurado y simplificado.

Diálogo de carmelitas, Historia de una escalera y Hoy es fiesta, estas dos últimas obras de Antonio Buero Vallejo, fueron montajes suyos muy aplaudidos en el momento de su estreno. Luego vendrían Cyrano de Bergerac, Un soñador para un pueblo, Las Meninas, Don Juan Tenorio, La vida es sueño, Pedro de Urdemalas, Tirano Banderas, El arrogante español, y así, hasta más de trescientos montajes.-

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 22 de febrero de 2003