Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:FOLK

Operación Fracasso

Por sorpresa y por las bravas. Así se ha presentado Michael Fracasso en España, con una gira de ocho conciertos por ciudades de Cataluña y Castilla, por puro gusto de respirar aires nuevos y sin apoyo de discográfica. Todo un gesto ético en estos tiempos y por estas latitudes, donde el PP impone un solo modelo de música y de triunfo. Consciente de las resonancias en español de su apellido, Michael Fracasso bromea sobre ello en el escenario y pasa a la siguiente canción.

Fracasso está entre los más llamativos personajes de la penúltima oleada de cantantes-compositores estadounidenses. Le distingue una penetrante voz aguda, que le emparenta con el gran Gene Pitney. Descendiente de italianos instalados en el cinturón metalúrgico de Ohio, Fracasso realizó su aprendizaje en los cafés cantantes de la zona baja de Manhattan, siguiendo la ruta de Bob Dylan. Pero su referencia más directa es el maestro de Dylan, Woody Guthrie. De hecho, sú último disco, Back to Oklahoma, se grabó en tierras de Guthrie y cuenta -a modo de bendición familiar- con con una tierna portada de la única hermana superviviente de Woody, la venerable Mary Jo Guthrie.

Michael Fracasso

Michael Fracasso (voz, guitarra, armónicas). Suristán. Madrid, 19 de febrero.

Actualmente residente en Austin, ese lugar de Tejas que tiene más excelentes cantautores por kilómetro cuadrado que cualquier otra ciudad, Fracasso suele trabajar con Charlie Sexton, ex guitarrista de Dylan y productor de Lucinda Williamas. Sexton no pudo venir a España, pero Fracasso se defiende perfectamente en solitario, amplificando el ritmo que marca con sus botas contra las tablas. Aparte de su cancionero, Fracasso intercala clásicas de Guthrie o Ewan McColl en un concierto intenso. Sus cartas son la complicidad para desarrollar historias y esa fina voz, que ocasionalmente se rompe en un yodel. Cuando termina, baja del escenario y se pone tranquilamente a vender sus discos a los embelesados espectadores. Todavía se le puede ver hoy en Aranda de Duero (Café Central) y mañana en Madrid (Chesterfield Café). En actitud, Michael Fracasso es todo un modelo a imitar.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 21 de febrero de 2003