Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

RTVV firma contratos que implican un blindaje encubierto a sus cargos

El acuerdo contempla indemnizaciones de 45 días por año trabajado

El director general de Ràdio Televisió Valenciana (RTVV), José Vicente Villaescusa, negó la semana pasada que existieran contratos blindados en esta empresa pública. Sin embargo, el modelo que utiliza Villaescusa es el de acuerdo por servicio determinado, con indemnización de 45 días por año trabajado, no sujeto al convenio del ente y que permite volver a periodistas y directivos a sus anteriores puestos. Según un catedrático de Derecho Civil, se trata de un "blindaje encubierto y un presunto fraude de ley". La dirección de Canal 9 lo niega.

El modelo de acuerdo, tal como consta en un contrato suscrito en 1998 por el entonces director de TVV, José Forner, con un jefe de sección de coordinación que en 2000 volvió a su plaza de plantilla y cobró alrededor de 15.626 euros por el tiempo que prestó servicio como miembro del cuadro directivo, está fuera del convenio de RTVV, es por tiempo determinado -el de la permanencia de quien hace el nombramiento- y se justifica en concepto de un servicio concreto. Fuentes sindicales estiman que unas 60 personas tienen este tipo contrato que la dirección de Canal 9 reduce a unos 15.

El blindaje encubierto, tal como lo definió ayer un catedrático de Derecho Civil tras examinar el documento, consta de diez "estipulaciones". En ellas se establece que el contrato es de "duración determinada y mantendrá su vigencia mientras el director general de RTVV que realiza el nombramiento permanezca en su cargo, incluso si lo hace en funciones". Añade que "a la finalización del contrato, RTVV abonará una indemnización equivalente a 45 días de salario por año trabajado".

La mayoría de los contratos incluye entre las "estipulaciones" la extensión de la antigüedad, es decir, que la indemnización empieza a contar desde antes de que se suscriba el contrato, lo que la dirección de la empresa explicó ayer como "un elemento corrector para que una persona que pueda haber sido contratada por un director general, destituida al cesar aquél y contratada por el siguiente, no acumule indemnizaciones". El contrato recoge además que como "consecuencia de la condición de fijo de plantilla del trabajador, se hace constar expresamente el reconocimiento de la duración del presente contrato a efectos de cómputo de antigüedad en la empresa en su vínculo contractual indefinido".

Según fuentes sindicales, son unos 60 los altos cargos y periodistas de RTVV con derecho a indemnización de 45 días por año trabajado, la mayoría de plantilla, lo que el comité de empresa cifró hace escasos días en dos millones de euros. Ello equivale a que personal fijo de la empresa cobra, después de desempeñar un cargo de confianza, una millonaria compensación por los servicios prestados teniendo derecho a recuperar la plaza que desempeñaba antes.

Un especialista en Derecho Civil definió ayer el acuerdo tipo que suscribe RTVV con altos directivos como de "blindaje encubierto" y agregó que "es fraude de ley porque hay contradicciones sobre la duración de un contrato cuya naturaleza es la de tiempo indeterminado". En su opinión, "las causas de extinción del contrato no caben, como pretende el documento, en el Estatuto de los Trabajadores. Esa cláusula es ilícita. Además, el tipo de contrato se vincula a la dirección general y no a los presupuestos de la empresa, como sería normal".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 20 de febrero de 2003