Aplastante derrota del histórico líder grecochipriota Glafkos Clerides en las elecciones presidenciales

Los chipriotas dieron ayer carpetazo a 30 años de historia al elegir como presidente a Tasos Papadópulos y apear del cargo al histórico Glafkos Clerides, de 83 años, líder de la parte griega de la isla -la única que está reconocida internacionalmente- desde 1974.

Papadópulos obtuvo una aplastante y sorprendente victoria en la primera vuelta de los comicios presidenciales con un 51,51% de los votos, muy por encima del 38,80% logrado por Clerides quien había prometido que, en caso de lograr la reeleción, abandonaría su cargo en cuanto se hubiera logrado reunificar la isla. La propuesta del histórico líder fue rechazada por la oposición; centro-derecha, socialistas y comunistas, que brindaron su apoyo a Papadópulos, de 68 años y líder del centro-derecha. De hecho, el Partido Comunista (AKEL) renunció a presentar un candidato para aumentar las posibilidades de Papadópulos, del Partido Democrático (DHKO).

La derrota de Clerides se produce a sólo 12 días de que expire el plazo dado por Naciones Unidas para que tanto greco como turcochipriotas acepten el plan de reunificación propuesto por la ONU que pretende convertir a Chipre en un Estado confederado siguiendo el modelo de Suiza. Papadópulos es partidario de la reunificación de la isla, pero se ha mostrado ante el electorado más duro que Clerides a la hora de hacer concesiones a la parte turca ante la reunificación.

La desaparición del mapa político chipriota de Clerides y las protestas masivas en el lado turco contra Rauf Denktash, quien lleva otros 30 años en el poder, apuntan a la demolición de un statu quo en pie desde 1974, cuando 30.000 soldados turcos invadieron el norte de la isla en respuesta al golpe de Estado promovido desde el régimen de los coroneles de Atenas y que tenía como objetivo la anexión de Chipre a Grecia (la llamada enosis). Desde entonces, tanto Clerides como Denktash han protagonizado tres décadas de separación, llegándose a un enquistamiento en el conflicto que sólo comenzó a resolverse cuando la Unión Europea aceptó la incorporación de Chipre.

Curiosamente la incorporación a la UE ha cambiado los sentimientos en ambas partes de la isla respecto a la unificación. Los turcochipriotas son ahora los que más presionan para lograr un acuerdo, mientras que entre los grecochipriotas ,una vez garantizada su pertenencia a la UE, se extiende la opinión de que tienen más que perder en caso de que se derrumbe la línea verde que divide a la isla.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0016, 16 de febrero de 2003.

Lo más visto en...

Top 50