Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
FÚTBOL

"Habrá que hacer una reestructuración total del club", afirma Jesús Gil

Jesús Gil, camisa azul desabrochada, semblante tranquilo, analizó ayer las consecuencias de la sentencia que hizo pública el pasado viernes la Audiencia Nacional y por la que podría perder el control del Atlético. Y la primera, la que quedó más clara, es que no piensa poner un duro más en la entidad: "Habrá que hacer una restructuración total del club, aunque ahora no voy a hablar de nombres, y tendremos que apretarnos el cinturón". Gil anunció que ya está trabajando en un "plan de viabilidad económico" que pondrá en marcha este mismo mes. "El Atlético tendrá que empezar a gastar con arreglo a lo que ingresa y no como hasta ahora, que yo tenía que poner dinero", aseguró el presidente. Preguntado sobre la continuidad de Paulo Futre, el director deportivo, el mandatario dijo que no estaba "para Futres", pero que "todos tendrán que cobrar menos".

Sobre la sentencia, Gil subrayó: "No nos han quitado el club, porque no hay delito societario". También apuntó que la sentencia le parecía "inejecutable".

El presidente se reunió con la plantilla rojiblanca cerca de una hora y desveló que había dicho a los jugadores que "la situación no es la misma que cuando vino Rubí a asustarles con sus contratos". Según Gil, los futbolistas "temen" su marcha, pero él les ha "tranquilizado".

Por su parte, el capitán, Carlos Aguilera, declaró que los jugadores no quieren hablar de los asuntos extradeportivos, aunque aseguró que el equipo "mantiene la tranquilidad y está centrado en ganar al Mallorca". El técnico del equipo, Luis Aragonés, compareció con cara de pocos amigos y se negó rotundamente a valorar la sentencia. El preparador reiteró que "los asuntos judiciales de Gil no afectan", aunque concedió que "un club con una intervención es muy complicado de llevar". Aragonés también expresó su convicción de que los jugadores "no están preocupados, aunque sí expectantes". El entrenador, tenso y arisco con los periodistas, concluyó con una declaración de intenciones: "Psicológica y anímicamente hay que demostrar que el mejor favor que le podemos hacer a la entidad es jugar y ganar".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 16 de febrero de 2003