Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSPV cree que el Ejecutivo asume su responsabilidad directa en el 'caso Ivex' al pagar la mitad de la deuda

José Pérez Grau, portavoz socialista de Industria en las Cortes Valencianas, considera que la Generalitat "acepta su responsabilidad directa" sobre el caso Ivex al pagar la mitad de la deuda que reclaman los bancos acreedores y que se eleva en conjunto a unos siete millones de euros.

Pérez Grau ha exigido en varias ocasiones explicaciones a Fernando Castelló, consejero de Industria y responsable último del Instituto Valenciano de Exportación (Ivex), sobre las dotaciones presupuestarias del instituto para hacer frente a las obligaciones judiciales derivadas del caso. Castelló explicó ante las Cortes que "el Ivex debe provisionar [fondos] en tanto en cuanto no estén los procedimientos judiciales resueltos. Pero eso no quiere decir en absoluto que pensemos que se puede perder".

Más aún, el responsable de Industria comentó que "aquellos que se han dedicado a ver" asuntos turbios en el caso más allá del supuesto quebranto generado por la mala gestión de José María Tabares, ex director general del Ivex, "van a tener que dar la vuelta e irse con el rabo entre las piernas".

Pérez Grau sugirió ayer que Castelló es quien tiene ahora "el rabo entre las piernas" al pagar la mitad de la deuda para evitar que los bancos actúen directamente contra el Ivex e insistió en ver más allá. Según el diputado socialista, la deuda de siete millones de euros se acumuló porque "el Ivex se convirtió en el destino de todas la facturas que tenían difícil encaje en otros organismos debido a la ausencia de controles: un auténtico monipodio para el PP".

La "pelota de letras" supuestamente generada por las operaciones comerciales de un empresario francés, Jean Luc Lagier, que fueron avaladas por Tabares para generar derechos de exportación de vehículos Ford a Túnez carece de sentido, según Pérez Grau.

El portavoz socialista de Industria apunta que "el PP dispuso de los fondos y esperaba recuperarlos con el porcentaje que Ford se comprometió a pagar al Ivex por cada coche vendido en Túnez". Y la pelota se generó, según Pérez Grau, porque las ventas de Ford en Túnez resultaron "un fracaso" y nunca alcanzaron los resultados previstos por los artífices de la maniobra.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 15 de febrero de 2003