Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Caminal pedirá aumento de subvenciones para el nuevo contrato programa

A un año de expirar el actual contrato programa que fija los objetivos artísticos, sociales y económicos del Liceo, el director general del teatro, Josep Caminal, anunció ayer en la presentación del informe de gestión del periodo entre 1999 y 2003, que pedirá a las administraciones públicas un aumento de las subvenciones para el nuevo contrato programa que debe aprobarse el próximo diciembre. "No pido modificar la estructura presupuestaria del Liceo, pero sí un complemento. No reclamo los abultadísimos presupuestos de los grandes teatros de ópera, pero el Liceo se halla actualmente, por presupuesto, por debajo de los teatros de linea baja".

Pese a que en las cuatro primeras temporadas las subvenciones públicas han aumentado en un 17,59%, el porcentaje del dinero de las instituciones en el global del presupuesto del Liceo ha descendido desde el 52% hasta el 47,5%, dado el incremento experimentado por los ingresos en concepto de mecenazgo, taquilla y derechos de retransmisión de las óperas. Comparativamente, y de acuerdo con las cifras facilitadas por el propio teatro, las subvenciones públicas del Liceo se hallan muy por debajo de otros teatros públicos como La Monnaie de Bruselas, con el 72,6% de presupuesto subvencionado, la Royal Opera House Covent Garden de Londres, con el 69,4%; la Scala de Milán, con el 65,3%, y la Ópera Nacional de París, con el 60,9%.

El presupuesto para la próxima temporada del Liceo crecerá el 16% sobre los 49,4 millones de euros de la actual. Artísticamente, el número de funciones programadas pasará de 294 en la actual temporada a 341, un incremento que se traduce en una oferta de 456.321 localidades puestas a la venta frente a las 381.084 del presente curso.

El incremento de la oferta afecta principalmente a la programación infantil. "Las posibilidades de crecimiento de la programación dentro del propio Liceo son muy limitadas", reiteró Caminal, que apostó por seguir aumentanto la oferta de programación infantil para fomentar la afición y el gusto por la ópera entre los jóvenes. "El Liceo debe convertirse en una factoría de espectáculos de pequeño formato", dijo el director general, quien explicó que el próximo mes de marzo se decidirá si El Molino puede convertirse en un espacio alternativo para este tipo de montajes, que en buena parte se realizan este año en el teatro Romea. "El solar es muy pequeño y los arquitectos estudian cómo realizar el milagro de tener un aforo y un escenario asumibles".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 8 de febrero de 2003