Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Muere otra niña del accidente entre un autocar y un camión en la M-30

Cintia L., una de las niñas que resultaron heridas el pasado sábado en la M-30 cuando el autocar que las llevaba de excursión fue golpeado por un camión, murió ayer en el hospital La Paz. Cintia, de 13 años, había sufrido heridas muy graves en la cabeza y fue operada de urgencia el mismo día del accidente. Hasta el momento de su muerte permaneció sedada y conectada a un respirador. En el siniestro también perdió la vida la niña de 10 años Shaima I.

Mientras, otra de las menores afectadas, Abza S., de ocho años, sigue ingresada en el hospital del Niño Jesús y se encuentra estable dentro de la gravedad. Esta chiquilla salió el pasado martes del coma en el que estaba, pero aún permanece sedada. Abza S. sufrió un traumatismo craneoencefálico como consecuencia del impacto.

Veintiocho niños y siete monitores de la Asociación Ciudad Joven de Entrevías se dirigían el pasado sábado a Navacerrada, a pasar un día en la nieve. En el kilómetro 19,500 de la M-30, a la altura del paseo del Marqués de Monistrol, el autobús en el que viajaban chocó lateralmente con un camión cisterna que transportaba 15.000 litros de gasóleo y que a su vez había tenido que evitar a un taxi que había realizado un movimiento brusco al levantársele el capó. El autocar que llevaba a los niños chocó contra el quitamiedos de salida de un túnel y el camión volcó, vertiendo parte del combustible que llevaba.

Cuando llegaron los servicios de socorro, la niña Shaima I., de origen marroquí, presentaba parada cardiorrespiratoria y, aunque por unos momentos se la consiguió reanimar, al llegar al hospital volvió a recaer y murió.Shaima fue enterrada el pasado lunes en el cementerio musulmán de Griñón.

Además de las dramáticas consecuencias del accidente, la M-30 permaneció cortada el sábado durante cinco horas, el tiempo que necesitó el Servicio Especial de Limpieza Urgente (Selur) en recoger los 9.000 litros de gasóleo de calefacción derramados en la calzada por el camión cisterna, subcontratado por Cepsa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 7 de febrero de 2003