Reportaje:

Actores contra Aznar [segundo acto]

Un grupo de artistas se alza contra la guerra en la tribuna del Congreso

No faltó ayer suspense en el Congreso. Se sabía que José María Aznar iba a comparecer para explicar la posición del Gobierno en el conflicto con Irak. Se sabía también que Izquierda Unida y el PSOE habían invitado a cineastas como Aitana Sánchez-Gijón, Juan Diego Botto, Imanol Uribe, el Gran Wyoming y algunos más hasta sumar 30. Se sabía incluso que los actores podían traer preparado algún gesto escénico.

Pero dieron las cuatro de la tarde y apenas se veían cineastas. Subió Aznar al estrado. Abarrotaron el espacio asignado para ellos los periodistas. Era el momento estelar y apenas habían llegado cinco actores a la tribuna de invitados. El Gran Wyoming explicó la razón mucho más tarde: "Yo llegué al Congreso a las tres y cuarto. Y me tuvieron hasta las cuatro y media esperando a que cachearan a otros compañeros y después que me cachearan a mí".

Más información

"Cuando pudimos entrar", aclaró Aitana Sánchez-Gijón, "ya casi había terminado Aznar su discurso. Y yo creo que eso era lo que pretendían, que no asistiéramos a las explicaciones del Gobierno".

Una vez que fueron llegando todos, bien cacheados, tomaron asiento y se mantuvieron callados, sin aplausos, ni risas, ni ovaciones, ni críticas de ningún tipo. Los ánimos se caldeaban entre los políticos. Un diputado del PP llamó "cabrón" a Zapatero. Pero los actores permanecían impasibles. Después lo explicaron: "En la tribuna está prohibido aplaudir o protestar ante algo. Si hacíamos algo nos echarían".

Y a las 19.15, tras tres horas de debate, Aznar se refirió a la crítica que el líder de IU, Gaspar Llamazares (quien subió a la tribuna con una pegatina de "No a la guerra"), hizo al Gobierno del PP respecto a su dependencia del Gobierno de George Bush: "Lo que usted llama Gobierno delegado", indicó Aznar, "es un Gobierno elegido en las urnas con legitimidad democrática. No se es más democrático por llevar una pegatina".

Y ésa fue la palabra que desencadenó lo que todo el mundo esperaba. Pegatina. Primero fue el Gran Wyoming el que mostró su camiseta de "No a la guerra". Y casi al mismo instante, Juan Diego Botto, Imanol Uribe, Juan Diego, Aitana Sánchez-Gijón, Ana Belén... "Teníamos claro que el momento habría de ser cuando hiciese referencia a la ciudadanía, y como ciudadanos que somos quisimos expresarnos", explicó el Gran Wyoming.

La presidenta, Luisa Fernanda Rudi, pedía a los servicios de la Cámara que desalojaran la tribuna de invitados. Pero los ujieres en principio se mostraban indecisos. Aitana Sánchez-Gijón y Ana Belén miraban desde la primera fila de la tribuna muy serias y erguidas al presidente del Gobierno mostrando el "No a la guerra".

Y entonces Aznar habló con palabras que podían ir dirigidas a los cineastas, pero ellos ya habían sido expulsados a la calle. Y Aznar seguía hablando: "Recuerdo que algo de esto pasó en 1990 y 1991. Pero hay actitudes que tienen la ventaja de no tener que pasar por las urnas y cuando pasan no tienen el respaldo de los ciudadanos (...)".

Juan Diego Botto, al salir, dijo: "Queremos dejar claro que no representamos a nadie. Cada uno ha venido como ciudadano". El Gran Wyoming señaló: "Aznar sigue diciendo que está a favor de la paz pero tomando decisiones en contra de la paz".

De izquierda a derecha, Ana Belén, Aitana Sánchez-Gijón, María Barranco, Rosana Pastor, Imanol Uribe y Natalia Dicenta.
De izquierda a derecha, Ana Belén, Aitana Sánchez-Gijón, María Barranco, Rosana Pastor, Imanol Uribe y Natalia Dicenta.GORKA LEJARCEGI

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción