Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El juez confirma el archivo del falso espionaje a Benjumea

El juez que investiga desde finales de 2001 un supuesto seguimiento denunciado por el ex presidente de Caja San Fernando, Juan Manuel López Benjumea, ha vuelto a dictar el archivo de las diligencias. El instructor, Antonio Miguel Estables, ya dio carpetazo al caso apenas diez días después de iniciar las investigaciones tras saber que la Policía no había detectado "seguimiento alguno" y que un vídeo en el que Antonio Castellano aseguraba haber espiado a López Benjumea por orden de dirigentes socialistas "probablemente había sido manipulado". En abril de 2002, la Audiencia de Sevilla ordenó reabrir el caso.

El vídeo, cuya trascrip-ción hizo pública el diario El Mundo, muestra una reunión de Castellano con dos detectives contratados por López Benjumea. En un momento de la conversación se oye "entre Pino, Pizarro y Chaves me han mandado seguir a Benjumea y Beneroso [presidente de El Monte]". Castellano reconoció que la reunión existió pero negó que la conversación fuese la grabada y atribuyó el vídeo a "un montaje".

El juez se ha basado ahora en el informe pericial que le había exigido la Audiencia, según fuentes judiciales. Los peritos concluyeron que la cinta de vídeo está "manipulada" y el sonido "alterado". La defensa de Castellano pidió una prueba de voz, pero en el auto (de 24 de enero, aunque notificado ayer) el juez afirma que consultó a la Policía Científica y ésta desaconsejó la prueba por el mal estado de la cinta.

A pesar de este archivo aún quedan varias investigaciones abiertas por el caso.

- Querella de Chaves y Pizarro. El presidente de la Junta y el secretario de organización del PSOE andaluz se querellaron contra Castellano por injurias. El juez denegó la ampliación de esta querella a Benjumea y el ex gerente de la caja (el PSOE ha recurrido), pero sí admitió esa petición en el caso de dos periodistas de El Mundo.

- Querellas de Pino y Escámez. Miguel Ángel Pino, dirigente socialista que presidía la comisión de control de San Fernando y Juan Escámez, jefe de escoltas de la Junta, también presentaron sendas querellas por injurias, pendientes de resolución, contra Castellano.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 31 de enero de 2003