Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La FARA justificó ayudas de la Junta con facturas de broches de oro, gasolina, móviles y lavados de coches

Los informes periciales presentados al juzgado malagueño que investiga si hubo malversación de ayudas públicas por parte de la Federación de Asociaciones Romaníes de Andalucía (FARA) han detectado numerosas anomalías en las facturas con que la organización justificaba las subvenciones. Hay documentos aparentemente manipulados o duplicados, y otros en los que no corresponden las fechas o el objeto de la ayuda.

Por ejemplo, en una subvención de 37.337 euros concedida en 1997 por la Consejería de Asuntos Sociales para el mantenimiento de la entidad aparecen 50 tickets de gasolina, gastos de móviles desde 1995, el lavado de un coche, una cena de 1996 y una factura por dos broches de oro

cuyo precio no se detalla. El perito considera incorrecta la cuarta parte de los justificantes, que suman 41.000 euros. Hay documentos sin fecha y sin el CIF, y hasta un recibo por 3.000 euros a cuenta de una factura que no aparece.

No siempre el volumen de los documentos incorrectos es significativo. Así, en la subvención de 180.000 euros concedida en 1997 por la Consejería para apoyar la escolarización de niños gitanos, de justificantes por 186.000 euros, el perito apenas tacha de no válidas facturas por 966 euros. Lo mismo que ocurre con otra ayuda, también de Asuntos Sociales, de 1998 para el mantenimiento de la sede en que casi todos los documentos son válidos. Sin embargo, el perito llama la atención sobre un asiento contable con el que se carga a esa subvención una sanción tributaria de tres años antes.

El análisis también encuentra irregularidades en los justificantes presentados para la ayuda de 25.242 euros de la Junta otorgada en 1998 para la edición de la revista Veda Kali. FARA aporta nueve facturas correctas, pero en la décima la numeración "parece haber sido borrada al realizar la fotocopia" de una factura aportada como justificante de otra subvención. En ambos casos los importes coinciden, sólo que en el documento objetado, además de la numeración alterada, hay una corrección manual de la fecha. La factura cuestionada asciende a 21.472 euros, el 85% de la ayuda. En el caso de la subvención de Asuntos Sociales de 1999, también para el mantenimiento de la sede, el perito considera inorrectos más de la mitad de los justificantes. El informe sólo considera válidos los documentos aportados en una subvención del Ministerio de Trabajo de 1998 para la inserción laboral de la mujer gitana.

El análisis de la documentación también halla anomalías en una subvención del Ministerio de ese mismo año para la sensibilización de los padres ya que hacía figurar un importe de sueldos, cuando los trabajadores en realidad percibían un 25% menos. Otro de los informes apunta que la federación no hacía un uso diferenciado de las ayudas, sino que las gastaba como si se tratase de una caja común.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 27 de enero de 2003