Messier y otros ex directivos de Vivendi ejercieron sus planes de opciones sobre acciones antes de la crisis

El ex presidente del grupo Vivendi Universal, Jean-Marie Messier, y cuatro de sus directivos ejercieron en 2001 sus planes de opciones sobre acciones, poco antes de la violenta crisis de tesorería sufrida por el grupo empresarial. Uno de ellos, Guillaume Hannezo, que era el director financiero, vendió sus opciones el 28 de diciembre de 2001 y obtuvo una plusvalía que pudo alcanzar 1,3 millones de euros, según informaron ayer los diarios Wall Street Journal y Le Monde.

El abogado de Jean-Marie Messier precisa que su cliente también ejerció el plan de opciones que le correspondía, pero no revendió las acciones y por ello perdió mucho dinero.

Estas operaciones se efectuaron antes de que los demás accionistas tuvieran conocimiento de la gravedad de la situación de Vivendi, que desembocó en la venta del 5,5% del capital de la empresa en acciones de autocartera de la compañía. Con esa venta masiva se consiguieron 3.300 millones de euros para hacer frente a las necesidades urgentes, el 7 de enero de 2002. La acción de Vivendi Universal sufrió un enorme deterioro hasta perder el 80% de su valor a lo largo del año y Messier hubo de abandonar el cargo a principios de julio de 2002.

Otra de las personas que ejerció su plan de opciones sobre acciones fue la presidenta de Vivendi Universal Publishing (VUP), Agnès Touraine, pero no las revendió, por lo que ha sufrido las mismas pérdidas que los demás accionistas. Ella misma hizo esta puntualización en un comunicado difundido anoche, en el que precisa que ejerció la opción a su vencimiento, "como otros directivos".

No hubo comentarios por parte de otros colaboradores de Messier que sí vendieron las acciones obtenidas con el ejercicio de su opción. Además del ex director financiero se cita entre ellos a Catherine Gros, directora de comunicación, y Micheline Clerc, secretaria particular de Messier.

La dirección actual de Vivendi, encabezada por Jean-René Fourtou, asegura haber denegado a Jean-Marie Messier la indemnización que reclamaba por marcharse. Pero el equipo de Fourtou no ha dado el paso de querellarse contra sus predecesores por los indicios acumulados sobre utilización de informaciones privilegiadas.

Sin embargo, el grupo estudia cambiar de táctica jurídica y podría personarse en la querella que la Asociación de Pequeños Accionistas (APPAC) ha presentado contra Messier por supuesta falsedad de las cuentas de Vivendi Universal durante el tiempo de su presidencia. Existe una nota interna del grupo referida a los "riesgos jurídicos" contraídos por la anterior dirección, de la que la Brigada de Policía Financiera se incautó durante un registro.

Esa nota era conocida por el equipo de Fourtou desde agosto de 2002 y su objeto era poner en guardia al nuevo presidente sobre las posibles "bombas de acción retardada" que podría haber dejado el equipo de Messier. A juicio del autor de esa nota, hay indicios de que la antigua dirección del grupo ocultó la crisis de liquidez y la compra masiva de acciones propias por el grupo empresarial.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 24 de enero de 2003.

Lo más visto en...

Top 50