Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
MÚSICA

El líder de Stormy Mondays acoge a los músicos en su 'web'

Avalanch y Elliott Murphy entran en el portal de Independientix.com

Desde hace cosa de un mes, todo obrero del pentagrama dispone de un lugar en Internet en el que hacer realidad sus sueños virtuales; un servidor en el que siempre será bien recibido: Independientix.com, servicio de alojamiento web para músicos.

Prolongación natural en la Red de los intereses de su creador, Jorge Otero (Oviedo, 1975), el carismático líder de la banda asturiana Stormy Mondays, ofrece streaming de archivos MP3, Real Audio y Real Video, soporte para generar calendarios de conciertos. "Son de actualización automática: elimina las convocatorias pasadas. También ofrece diarios fotográficos de gira alimentados desde cualquier parte del mundo: "La vida de un músico en la carretera es muy interesante para los fans". Estadísticas, correo web, libro de visitas... 200 MB a ocupar, por 12 euros al mes, con todo lo que un músico puede necesitar para promocionarse en Internet.

"Se trata de aplicar todo lo que he ido desarrollando para la web de Stormy Mondays". Con un pie en la informática y otro en la música, Otero consiguió que su banda, mediante maniobras en la red, fuera seleccionada para actuar en la última edición del festival estadounidense de Woodstock. La idea de Independientix.com surge como imitación del servicio de alojamiento para músicos de la web estadounidense Hostbaby.com, parte del portal de venta de música en rede Cdbaby.com. "Quería hacer algo parecido para rentabilizar mi inversión en conocimientos mientras estuve implicado en el proyecto Piensa Solutions".

Entre sus clientes destaca el cantautor estadounidense, afincado en París, Elliott Murphy (Long Island, 1949), firme defensor de las bondades de la Red: "Gracias a Internet pude organizar un concierto en Savigny-le-temple en marzo para celebrar mi cumpleaños; invité a gente de toda Europa. Fue una noche mágica".

Murphy se refiere a su web personal, creada y administrada por Otero: "Nunca pensé que encontraría a mi 'máster del ciberuniverso' en Oviedo". Para Murphy, Independientix es "un museo virtual" en el que caben todas las letras de sus más de 20 álbumes y algunos relatos, libres por tiempo limitado.

Independientix también da cobijo a otra banda asturiana, Avalanch. Alberto Rionda (Oviedo, 1972), guitarrista y compositor, aclara su relación con Otero -"un gran experto y amigo"- antes de recordar cuánto le deben a la Red: "Internet te facilita el contacto con promotores de lugares lejanos, como Suramérica, y te permite mantener informados a los fans". En cuanto salga al mercado su nuevo disco, en febrero, Rionda se pondrá mano a mano con Otero para renovar la página del grupo, aprovechando toda la infraestructura que éste ha creado en los últimos meses.

Inmerso en el proceso de captación de clientes -"estoy recopilando a toda la gente que alguna vez me interrogó sobre alojamiento en Internet"-, Otero se jacta de ofrecer "el precio más barato de España" por registrar un dominio: 16 euros. "Ninguna de las grandes lo ofrece tan barato".

Ha procurado también que, una vez contratado el alojamiento, el usuario se encuentre con el mayor número posible de herramientas, o interfaces, en castellano: "Un músico debe componer, no programar", opina. Desde su experiencia, Murphy le informa: "Yo paso más tiempo delante del ordenador que con la guitarra".

Otero reconoce que hasta ahora se ha demostrado imposible actualizar una web si no se tiene alguna noción informática; para evitarlo, planea simplificar todas las herramientas habituales hasta conseguir un "sistema para tontos; una interfaz de administración a base de plantillas tan fácil de manejar como escribir en Word".

También le gustaría eliminar la única diferencia que separa a Independientix de Cdbaby: la venta directa. Otero echa pestes de la infraestructura española para el comercio electrónico: "Aquí no está permitida la intermediación en el pago con tarjeta de crédito y las pasarelas de pago son muy antiguas y difíciles de programar".

Murphy se prepara para actualizar una y otra vez el contenido de su web personal, que puede ser incluso saludable: "Siempre he pensado que la causa de muchos problemas de los rockeros era que tenían demasiado tiempo libre".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 16 de enero de 2003