Uno de los dueños de 'L'Oca' mintió en el juicio para salvar a su suegro

El abogado de Simó Rodríguez, uno de los propietarios del catamarán turístico que naufragó en Banyoles, reconoció ayer en sus conclusiones finales que su defendido mintió en su declaración ante el tribunal al decir que conducía la embarcación en el momento del siniestro. Según el letrado Carles Monguilod, intentaba mantener el "acto de gallardía" que desde el primer momento del naufragio le hizo decidir "comerse el marrón" él solo. Rodríguez pensó, de entrada, que el naufragio obedecía a un error de pilotaje de su suegro, el también acusado Bartomeu Gayolà, e intentaba protegerlo. Monguilod considera que la rectificación de Rodríguez en la recta final del juicio, forzada por los numerosos testigos que aseguraron haberle visto en tierra, supone una muestra de "cintura procesal" y que sólo puede beneficiarlos a ambos.

La defensa del propietario mantuvo que los agujeros fatales que causaron el naufragio eran responsabilidad exclusiva del constructor y el taller que motorizó la nave. Aseguró que no hay pruebas fiables para afirmar que el barco navegara lastrado en la proa y rechazó que la posibilidad del siniestro fuera tan evidente como mantiene el fiscal. La defensa recordó que la embarcación navegó durante mucho tiempo a la vista de técnicos navales y nadie se dio cuenta de la supuesta inminencia de la tragedia.

A pesar de que Monguilod reclama la absolución para su cliente, pidió que en caso de ser condenado se tenga en cuenta como atenuante su "participación activa a la hora de rescatar a los supervivientes de la tragedia". Los cuatro abogados de la acusación particular que ayer leyeron sus conclusiones mantienen la petición de cuatro años de cárcel para los tres acusados y los 12 millones de euros en concepto global de indemnizaciones. Josep Maria Prat, que representa a 97 damnificados, discrepó de las indemnizaciones del fiscal, que no llegan al millón y medio de euros. Las acusaciones consideran igualmente responsable al edil del Ayuntamiento de Banyoles, puesto que, como ayer reconocía alguno de los abogados, constituye la garantía de que sus clientes podrán cobrar las indemnizaciones.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción