Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Atención en 2003 al clima y a los presupuestos de ciencia básica

'Science' apuesta por los glaciares como tema crucial este año

El cambio climático y sus efectos encabezan el pronóstico de la revista Science sobre cuestiones candentes de la ciencia que darán que hablar en 2003. En realidad el calentamiento del planeta ocupa los dos primeros lugares de la lista aventurada para 2003.

El primero de ellos apunta hacia los glaciares de Groenlandia y la Antártida, ya que la dinámica de los hielos en esas regiones es más compleja que la simple pérdida de glaciares de montaña constatada en otras regiones del mundo y debida al aumento de la temperatura provocado por el reforzamiento del efecto invernadero. Science basa su pronóstico en una buena pista: los radares embarcados en satélites y otros instrumentos de geofísica van a estar vigilando y tomando datos de las capas heladas y sus cambios. Esto "proporcionará una mejor comprensión sobre lo que nos depara nuestro futuro más templado", aseguran los responsables de la revista.

La segunda cuestión destacada en los pronósticos para este año es la relación entre la actividad del sol y el clima de la tierra. Los científicos tienen en cuenta la variabilidad solar en las simulaciones del clima terrestre, pero quieren encontrar la relación física entre "las relativamente débiles fluctuaciones solares y el clima", explica Science.

La tercera cosa que merece no ser perdida de vista este año no es un área de posibles descubrimientos, pero sí de enorme trascendencia: la financiación de la investigación. ¿Se recordará 2002 como el año en que terminaron los años de bonanza? se preguntan los responsables de Science, señalando el temor que corre entre los científicos de los países desarrollados acerca de los fondos que puede haber para investigación (públicos y privados) en una situación de depresión de la economía mundial.

En Italia, Francia y Alemania se están ya produciendo recortes presupuestarios o congelación de la financiación de la ciencia; en EE UU las subvenciones se han reducido en un tercio y la Casa Blanca ha advertido de que no continuará el gran crecimiento de gasto en investigaciones biométicas. Además, la guerra con Irak podría aplastar las esperanzas de aumentar la inversión en ciencias físicas.

La revolución genómica supondrá descifrar el material genético de más organismos complejos y los científicos comprenderán mejor las relaciones evolutivas de los seres vivos. Tal vez los avances en el genoma del chimpancé permitan aclarar en qué reside la condición humana.

Una nueva flotilla de telescopios en órbita capaz de observar el universo en rayos gamma, en infrarrojo y en la frecuencia de microondas abrirá ventanas de conocimiento al cosmos que brilla en frecuencias diferentes a la luz visible, advierte Science.La sexta y última alerta acerca de lo que no hay que perder de vista es la investigación de la antimateria, en concreto el antihidrógeno, a raíz de los brillantes experimentos realizados en este ámbito en el Laboratorio Europeo de Física de Partículas (CERN).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 8 de enero de 2003