_
_
_
_
Entrevista:JOSÉ MARÍA POU | ACTOR | TROTAMUNDOS | AIRE LIBRE

En la calle 42

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo

¿Quieres añadir otro usuario a tu suscripción?

Si continúas leyendo en este dispositivo, no se podrá leer en el otro.

¿Por qué estás viendo esto?

Flecha

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo y solo puedes acceder a EL PAÍS desde un dispositivo a la vez.

Si quieres compartir tu cuenta, cambia tu suscripción a la modalidad Premium, así podrás añadir otro usuario. Cada uno accederá con su propia cuenta de email, lo que os permitirá personalizar vuestra experiencia en EL PAÍS.

En el caso de no saber quién está usando tu cuenta, te recomendamos cambiar tu contraseña aquí.

Si decides continuar compartiendo tu cuenta, este mensaje se mostrará en tu dispositivo y en el de la otra persona que está usando tu cuenta de forma indefinida, afectando a tu experiencia de lectura. Puedes consultar aquí los términos y condiciones de la suscripción digital.

Recién salido de la serie Policías y a punto de estrenar en Barcelona Skylight, el último éxito del teatro inglés, ya cuenta los días para escaparse a Nueva York. Otra vez. Una vez al año va de peregrinación allí.

Eso ahora, que soy esclavo del trabajo. Antes, que era más loco y tenía menos compromisos, iba dos o tres veces. Ya llevo veintitantos años yendo. Allí soy como santa Teresa: estoy levitando todo el día. Es una central eléctrica a la que voy para cargar energías.

Conociendo su pasión por el teatro, la calle 42 será una cita ineludible.

Mis días en Nueva York terminan a las cinco de la tarde, porque luego me voy al teatro. La calle 42 la he conocido de varias maneras. En los sesenta era un templo underground, con los cines de sesión continua, los peep shows... Ahora se ha convertido en Disneylandia. Lo bueno es que han recuperado la joya de la corona, el New Amsterdam Theatre, donde se realizaban los espectáculos de Ziegfeld. Y a su sombra han abierto cuatro o cinco más, algo impensable hace unos años.

Pero lo suyo es más que teatro.

Pasear por cualquier parte me evoca el Nueva York de los años treinta y cuarenta, el de Cole Porter. Compartir esas calles con la gente que admiro me llena por completo. Mi zona favorita es el Upper East Side, el Manhattan de Woddy Allen, y también el Soho. Pero mi rincón peculiar es Grammercy Park, donde puedo pasar horas y horas sentado en un barecito o haciendo fotos. La cámara son las tijeras con las que recorto recuerdos que llevarme.

Boletín

Las mejores recomendaciones para viajar, cada semana en tu bandeja de entrada
RECÍBELAS

Sin olvidar los hoteles.

Han sido el motivo del viaje en alguna ocasión. Me gusta conocer los grandes hoteles llenos de historia por la gente que ha vivido en ellos. Mi favorito es el Algonquin, en el que se reunía la mesa redonda con Dorothy Parker, Groucho Marx o Richard Rodgers; en los sesenta y setenta era la casa de los actores ingleses de teatro, y allí se escribió My fair lady. En los bajos está uno de los cabarés más famosos de la ciudad, por el que pasan todos los grandes cantantes.

¿Le queda tiempo para otros viajes?

Salvo a Londres, que es como coger el metro, no... No concibo un destino sin librerías, tiendas de discos, teatros, ni calles llenas de vida. No tengo, y lo digo como defecto, curiosidad por la naturaleza.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_