Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:Internacional | FÚTBOL

Un madridista en Brasil

El Real Madrid paga los goles de Rodrigo Fabri, máximo realizador del campeonato brasileño con el Gremio

Entre los muchos jugadores que han salido del Real Madrid en los últimos años para aliviar la masificación de la plantilla que sufría el club, Rodrigo Fabri representa un caso realmente curioso, porque no ha disputado ni un solo minuto en partidos oficiales con la camiseta blanca. Un sueño que no ha podido cumplir, pero que en parte aliviará con la sensación de triunfo que representa haberse proclamado máximo goleador del campeonato brasileño con el Gremio de Porto Alegre, club en el que está cedido por el Madrid, que paga parte de su ficha. Un premio compartido con el delantero del Sao Paulo Luis Fabiano. Los 19 goles de Rodrigo son la mitad de los que ha logrado el Gremio en todo el campeonato, y que llevaron al equipo de Porto Alegre hasta las semifinales del torneo, cayendo ante el Santos.

MÁS INFORMACIÓN

En 1996, Rodrigo (Santo André, 1976) se convirtió en la revelación del campeonato brasileño con tan solo 20 años, logrando que su modesto equipo, la Portuguesa de Sao Paulo, alcanzara la final, en la que perdió precisamente con el Gremio. Y sus virtudes no pasaron inadvertidas en Europa: una potente y precisa pegada con la izquierda, un considerable cambio de ritmo y un buen juego de cintura llevaron al entonces presidente del Madrid, Lorenzo Sanz, a pagar 1.500 millones de pesetas por sus derechos, adelantándose al Deportivo y a varios clubes italianos. Ahí comenzó una tortuosa relación entre Rodrigo y el club en el que sólo jugó amistosos de pretemporada. Una errática política de cesiones y la utilización del jugador como moneda de cambio en otras operaciones obligaba a Rodrigo cada verano a presentarse en Madrid, concentrarse bajo el sol de agosto para la pretemporada y esperar destino.

Una situación desesperante para un futbolista joven y con mucha proyección en aquellos tiempos que incluso le vieron debutar con la camiseta de la selección. Primero fue el Flamengo. Luego, Santos, Valladolid y Sporting de Lisboa.

El contrato que le une el Real Madrid expira a mediados de 2004. Jorge Valdano elogia al jugador y aclara el panorama: "La intención del club es traspasarle. Tiene ofertas de Japón y de clubes ingleses. El contrato de cesión con el Gremio termina en julio del año que viene, pero también contempla un traspaso antes de ese tiempo en el caso de que exista interés por parte de algún club europeo de prestigio".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 23 de diciembre de 2002