Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un edificio de tres plantas se desploma en la principal vía comercial de Sevilla

Casa Damas, una popular tienda de música, se derrumbó sobre las 7.00 sin causar heridos

La dos primeras plantas del inmueble que ocupa Casa Damas, la tienda de música más conocida de Sevilla, se desplomaron ayer sobre la planta baja alrededor de las siete de la mañana. Del edificio centenario, situado en la calle Sierpes, la calle comercial por excelencia de la capital hispalense, sólo quedó en pie la fachada. El derrumbe no causó heridos al estar vacío el inmueble, lleno de clientes apenas unas horas antes.

Los bomberos de Sevilla fueron alertados del derrumbe por el Cuerpo Nacional de Policía a las 7.04, según indicó a los periodistas el concejal de Seguridad Ciudadana del Ayuntamiento hispalense. Cuando llegaron, se encontraron con la histórica fachada de Casa Damas (data de 1904) intacta. Otra cosa era el interior: las dos primeras plantas, que hacían las veces de almacén, se habían desplomado sobre la baja, dedicada por completo a la tienda, que quedó reducida a cascotes, según los bomberos. "¡Eso ayer [por el sábado] estaba a reventar!", aseguró a los periodistas una mujer que se acercó a ver lo que quedaba de la tienda de música.

Casa Damas se ubica en el número 61 de la calle Sierpes, una vía peatonal que junto a Velázquez y Tetuán forman la principal zona comercial de la ciudad. Una zona llena de tiendas y negocios, que la tarde del sábado, apenas unas horas antes del derrumbe, estaba abarrotada de gente que hacían sus compras de navidad.

El concejal de Seguridad Ciudadana explicó que el edificio no estaba habitado, por lo que al haberse producido el desplome fuera de horario comercial ( ayer podía abrir) no había ninguna persona dentro. Los bomberos desplazaron al inmueble a sus perros, que no dieron aviso alguno de haber detectado víctimas entre los cascotes.

Uno de los dueños del inmueble derrumbado, José María Mellado, confirmó a los periodistas que el edificio es centenario y que había tenido varias reformas en la década de los sesenta. Mellado aseguró que había estado presente en inspecciones del Ayuntamiento y que en ningún momento se le notificó posteriormente que debía hacer arreglo alguno.

Una fuente de la Gerencia de Urbanismo del Ayuntamiento de Sevilla indicó ayer que este organismo ha abierto una investigación para "determinar y esclarecer" las causas del derrumbe del edificio. En este sentido, anunció que técnicos de la Gerencia de Urbanismo, así como el propietario del inmueble y los técnicos que éste designe, mantendrán una reunión hoy a fin de determinar como se van a realizar tanto las obras de seguridad, como las posteriores de rehabilitación del inmueble. La Gerencia, además, debe decidir si hay que derrumbar también la fachada, ante el peligro de un nuevo desplome.

La calle Sierpes permanecerá cortada a los viandantes hasta que se ejecuten los trabajos de seguridad desde la altura del Círculo de Lectores y hasta el pasaje que se encuentra unos metros antes de confluir en la calle Sagasta.

El incidente recordó a los varios derrumbes que se han registrado en Sevilla en los últimos años, habitualmente en invierno, tras días de fuertes lluvias y vientos. Ayer brilló el sol sobre la capital hispalense, pero a lo largo de la pasada semana las precipitaciones fueron abundantes. El 31 de diciembre de 1998, la fachada del antiguo Bazar España, sin apuntalamientos ni vallas de seguridad, se derrumbó y mató a cinco personas que esperaban el autobús. El juicio por este suceso, en el que están imputados técnicos de la Gerencia y arquitectos de la Inmobiliaria Osuna, propietaria del solar, comenzará en los próximos meses.

Cuatro meses después del desplome del antiguo Bazar España, una casa cayó sobre la calle Bustos Tavera y mató a una joven. En febrero de 2000, 185 personas resultaron heridas al sucumbir una planta de Muebles Peralta.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 23 de diciembre de 2002