Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Vecinos de Huelva recogen firmas para el traslado de las industrias

Los integrantes de la Mesa de la Ría de Huelva tienen previsto iniciar hoy lunes una campaña de recogida de firmas, a fin de que los ciudadanos determinen sobre el futuro de la avenida de Francisco Montenegro, donde hay asentadas desde final de la década de los 60 tres empresas del Polo Químico. La Mesa de la Ría, auspiciada por el presidente del Colegio del Arquitectos de Huelva, José Pablo Vázquez, está integrada por IU, PA, Federación de Asociaciones de Vecinos y Colectivo Pro Descontaminación.

Los partidos mayoritarios en el Ayuntamiento onubense, PP (que gobierna) y PSOE, descartaron hace un mes su participación en ese foro. "No es conveniente que la futura campaña de las elecciones municipales se resuma en un Polo Químnico sí o no, y esa Mesa nos puede conducir a ello", afirmó ayer una fuente socialista.

La Mesa tratará de conseguir la firma del diez por ciento de los ciudadanos de Huelva (140.000 habitantes), de cara a reclamar la convocatoria de un referéndum para que los vecinos determinen el diseño futuro de esa avenida. El portavoz municipal de IU, Manuel Rodríguez, explicó ayer: "Nosotros tenemos el mayor de los respetos hacia los puestos de trabajo que proporcionan esas empresas, pero cuando esas fábricas hayan cumplido su ciclo de vida, allí no deben llegar nuevos asentamientos industriales. Este es el momento de que, entre todos, plasmemos lo que queremos que sea la avenida de Frrancisco Montenegro del siglo XXI".

PP, PSOE y Ecologistas en Acción han dado por bueno el debate que se cerró en 1991, tras una larga polémica. La denominada Mesa de la Descontaminación, en la que estaban representados los partidos políticos, las administraciones, los sindicatos y los ecologistas, concluyó que la reubicación de esas fábricas resultaba inviable económicamente. Las administraciones establecieron una serie de medidas encaminadas a la descontaminación en el proceso de producción de las fábricas, que los empresarios aseguran que han cumplido.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 23 de diciembre de 2002