Crónica:Crónica
i

Desidia

La orientación negativa de las cotizaciones continúa siendo la nota dominante en los mercados de valores, en los que la inversión sigue paralizada por la incertidumbre que despierta el vencimiento de los mercados de opciones y futuros y por un entorno económico cada vez menos atractivo.

La última gran quiebra en Estados Unidos, la de una parte de las empresas del conglomerado financiero y asegurador Conseco, ha llegado en el peor momento de los posibles, con todo el mundo pendiente del inicio de una guerra que se presume inevitable y con la mayoría de las economías occidentales mostrando signos evidentes de desaceleración.

El Ibex 35 cedió el 1,77% y el índice general de la Bolsa de Madrid el 1,38%, pérdidas inferiores a las de la mayoría de los mercados europeos. París bajó el 1,95%, Londres el 1,88% y Francfort caía el 3,74% arrastrado por la séptima caída consecutiva del índice de confianza empresarial en Alemania que en el mes de diciembre ha perdido otras dos décimas para quedar en 87,1 puntos.

Las pocas expectativas que mantenían los inversores sobre un posible rally alcista para el cierre del ejercicio se han desvanecido, prácticamente, pues una vez producido el vencimiento de los contratos de opciones y futuros sólo quedarán cuatro sesiones hábiles para cancelar el ejercicio.

En la Bolsa de Nueva York, que ha tenido que hacer frente a dos importantes quiebras en los últimos días, las deUnited Airlines y Conseco, nadie espera milagros y poco se puede esperar del resto cuando sus mejores logros se han producido por inercia con aquella plaza.

La contratación en el Mercado Continuo fue ayer de 1.902,79 millones de euros, de los que cerca de 900 procedieron de operaciones institucionales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0018, 18 de diciembre de 2002.

Lo más visto en...

Top 50