Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crónica:Euroliga | BALONCESTO

El Madrid cae en picado

Los de Imbroda sufren otro correctivo en Bolonia ante el Virtus

Capaz de encadenar momentos brillantes con otros esperpénticos, el Madrid vivió ayer un suplicio, otro más, en Bolonia, de donde salió escaldado después de rozar el ridículo durante muchos minutos. Su verdugo, el enésimo en la temporada, fue el Virtus, un equipo decente, sin duda, pero poco más. Y ese poco más lo pone Rigaudeau, que todavía es capaz de inventarse actuaciones como la de anoche.

Se supone que sabe, no está muy claro si siempre quiere y se sabe con certeza que no puede. Así le va al Madrid, que está para sopitas y que es capaz de perpetrar horrores como el vivido en Bolonia durante el segundo cuarto, en el que se empeñó en dejarse zarandear, y zarandeado fue, con aquel sonrojante parcial (26-4) que le abrió las puertas del infierno.

VIRTUS 91 - REAL MADRID 82

Virtus de Bolonia: Dial (20), Avleev (5), Rigaudeau (19), Smodis (21), Koturovic (2); Frosini (10), Sekularac (6), Scarone (8) y Brkic. Real Madrid: Mulaomerovic (12), Lucio Angulo (7), Digbeu (19), Alston (9), Tarlac (8); Alfonso Reyes (2), Mumbrú (14), Victoriano (5), Herreros (4) y Sonseca (2). Árbitros: Koromilas (Grecia), Coelho (Portugal) y Udrica (Rumania). Unos 4.000 espectadores en el Palamalaguti de Bolonia. Novena jornada de la Euroliga.

Temía Imbroda el juego interior de los italianos y reforzó la defensa bajo el aro. Un rato le duró la alegría, lo que tardaron Rigaudeau y Dial en acribillarle desde el exterior. Echó de menos ayer al Madrid a muchos jugadores. Reyes, Herreros, Alston, Sonseca... Estuvieron, pero como si no. Tras amenazar con ruina en el descanso (48-32), se vino arriba momentánemante, agarrado a la muñeca de Digbeu -autor de cinco triples-, y llegó a acercarse a siete puntos (63-56). Pero aquello fue engordar para morir, como corresponde a un equipo que comienza a tener cara, y baloncesto, de funeral.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 19 de diciembre de 2002