El Museo del XIX acoge escenas de familia de Sorolla y pintores de su época

Las salas temporales del Museo del XIX de Valencia, en el antiguo convento del Carmen, albergan desde ayer la exposición Ternura y melodrama. Pintura de escenas familiares en tiempos de Sorolla, que reúne un total de 71 obras de algunos de los artistas españoles más importantes de finales del siglo XIX, centrándose fundamentalmente en los pintores valencianos. Organizada por el Consorci de Museus, la muestra ofrece una perspectiva "novedosa y, en ocasiones, inédita en Valencia" de la producción creativa de la época, según indicó ayer el comisario y subdirector del Museo del Prado, José Luis Díez. La primera pinacoteca española ha prestado una veintena de cuadros para la exposición.

La selección, que permanecerá abierta al público hasta el 23 de febrero, resulta "especialmente atractiva" al presentar por primera vez en Valencia piezas de pintores como Joaquín Sorolla, destacó Díez. El especialista añadió que la exhibición recupera cuadros que se encontraban en mal estado y que han sido recuperados, así como piezas venidas de Buenos Aires, Chile, Nueva York, Udine (Italia) y diversas colecciones españolas, según recoge Europa Press.

Las obras, firmadas por autores como Muñoz Degrain, Cecilio Pla, López Mezquida, Benedito, Casas, Mongrell, Jiménez Aranda, Benlliure, López Cabrera o Sorolla, de quien se exhiben 11 cuadros, proceden de instituciones y colecciones particulares, como el señalado Museo del Prado, el Museo Sorolla, la Colección Thysen-Bornemisza y la Universidad Complutense de Madrid.

El hilo conductor de la muestra es el ámbito familiar, un motivo de inspiración que apareció en la pintura española a finales del siglo XIX después de que durante toda la centuria el arte nacional se hubiera dedicado a recordar los "gloriosos episodios de la historia española", explicó Díez. El cambio social que se produjo en el país en los últimos años del siglo provocó que los creadores "dirigieran su mirada hacia el ámbito privado y, dentro de él, a la familia como microcosmos donde se plasmaban las cuestiones sociales y anímicas del momento", apuntó.

En este contexto, la escuela pictórica valenciana adquirió un "indiscutible protagonismo" que queda patente en la exposición. Partidario del futuro Museo del Siglo XIX, Díez señaló al respecto que Valencia "tiene la obligación principal de poner en valor la potentísima escuela valenciana de final de siglo pero sin quedarse sólamente en ella".

La exposición, que patrocina la Fundació Bancaixa, permite comparar la producción valenciana con la del resto de España, "lo que marca aún más la relevancia de los pintores valencianos y la figura de Sorolla como autor aglutinante de la pintura española del momento".

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Los fondos de la exhibición se reparten en dos plantas del museo. En la primera de ellas se han agrupado los cuadros que tratan aspectos más "melodramáticos y trágicos", como la orfandad, el sacrificio de la madre, la despedida o el maltrato a menores, mientras que en el piso superior se pueden contemplar las obras más amables y de menor tamaño.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS