Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La detención de cuatro islamistas en París dispara la alerta sobre un atentado químico

El temor a que grupos islamistas radicales estén intentando perpetrar un atentado químico en París adquirió ayer perfiles más nítidos cuando el ministro del Interior francés, Nicolas Sarkozy, confirmó que cuatro detenidos en un suburbio de la capital no sólo tenían productos químicos, sino un traje militar de protección contra riesgos químicos y bacteriológicos. Uno de ellos, Mirouane ben Ahmed, ha viajado a Bélgica, España y Georgia, y hay indicios de que está relacionado con el sospechoso de preparar un atentado contra el metro de Londres. Sarkozy se guardó de cantar victoria y apeló a la vigilancia de los ciudadanos.

Los servicios policiales afirman que Mirouane ben Ahmed, un franco-argelino de 29 años, está relacionado con los terroristas a los que se atribuye un atentado frustrado contra la catedral de Estrasburgo, en la Navidad de 2000. También hay indicios de su relación con Rabah Kadri, detenido por la policía británica, a principios de noviembre, como sospechoso de preparar un atentado con explosivos o con gas en el metro londinense, y al que la prensa británica ha atribuido altas responsabilidades en la red de Al Qaeda en Europa, sin ninguna confirmación posterior por parte de las autoridades.

"A la espera de conocer los análisis precisos [de los productos aprehendidos] se puede decir que más valía detenerlos antes, que después", dijo el ministro a los diputados durante la sesión de preguntas al Gobierno, dando la impresión de que los servicios de espionaje han descubierto una trama muy peligrosa e insistiendo en que la veintena de islamistas radicales arrestados desde noviembre en Francia están relacionados con "actividades terroristas".

Tono alarmista

El tono alarmista con que están difundiéndose estas sospechas de una grave amenaza contrasta con la parquedad de detalles filtrados acerca de los productos encontrados, al parecer fáciles de encontrar en el mercado. Los arrestados en París son tres hombres y una mujer, esta última la esposa de Mirouane ben Ahmed, que fue detenida 24 horas después de la captura de los tres hombres, efectuada en la mañana del lunes, con 25.000 euros en efectivos.

El comando detenido "no es el único de su género", según informó ayer la emisora de radio Europe 1, citando fuentes de los servicios de contraespionaje. Todavía no se ha localizado a otras personas a las que se atribuye las mismas intenciones operativas, siempre según esa filtración, no confirmada ni desmentida por las autoridades, que oficialmente se remiten a la información dada por el ministro del Interior. Nicolas Sarkozy se abstuvo de dar por cancelada la amenaza: "Lo único que se puede hacer es continuar diciendo a nuestros compatriotas que el Estado francés, en todos sus componentes, necesita de la vigilancia y de la prudencia de cada uno".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 18 de diciembre de 2002