Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Alfaro pretende formar compañía estable tras los 20 años de Moma

La sala estrena 'Et diré sempre la veritat', con Lluís Homar

La trayectoria de 20 años le precede. Con ese bagaje y con la "vocación" y el "compromiso ético" intactos, el director de Espai Moma, Carles Alfaro, señaló ayer que el siguiente paso de la evolución es la formación de una compañía estable de teatro, constituida por un mismo equipo artístico. El futuro de Moma pasa por "tener una compañía propia para hacer teatro público", indicó Alfaro.

"Los espectáculos tienen que ir mejorando siempre y eso sólo se puede conseguir con una compañía estable", comentó el director de la compañía, que cuenta con su propio espacio desde 1997. Sin una compañía estable de actores "difícilmente" se podrá "tener continuidad", añadió. De otra manera, los montajes están sujetos a la disponibiliad de los actores y otras circunstancias, explicó Alfaro. Para poder articular esta nueva compañía, la Administración tendría que aportar una cantidad superior a la que actualmente recibe Espai Moma, que mantiene un convenio con Teatres de la Generalitat de 414.698 euros. "No es únicamente una cuestión de dinero", también desempeñan un papel el "compromiso ético" y "el sentido vocacional", agregó el director del teatro, quien resaltó que Espai Moma realiza el mismo número de espectáculos y obtiene el mismo número de espectadores (entre 18.000 y 20.000 al año) que salas referenciales, que multiplican casi por diez las ayudas públicas que reciben, como La Abadía de Madrid o el Teatre Lliure. Alfaro apuntó que con la actual estructura de Moma, por ejemplo, no se pueden atender las demandas europeas.

Este 20 aniversario de la compañía Moma coincide con el estreno hoy de una obra ligada estrechamente a la vida teatral del gran actor catalán Lluís Homar. Dirigida por Xavier Albertí y escrita por LLuïsa Cunillé, Et diré sempre la veritat plasma sobre el escenario más de 25 años de trayectoria profesional, "absolutamente ligada a la personal" de Homar, según indicó el actor catalán, uno de los fundadores del Teatre Lliure. No se trata tampoco de un montaje biográfica, pero sí da cuenta por ejemplo de algunos de los grandes personajes encarnados por Homar, como Hamlet o el misántropo, mezclándolos con escenas realistas, en un espetáculo servido con estética de cabaret.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 18 de diciembre de 2002