Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Martí Mingarro, reelegido decano de los abogados de Madrid

Votó el 5% de los 44.000 letrados inscritos en el colegio profesional de Madrid

Luis Martí Mingarro fue reelegido ayer por tercera vez consecutiva decano de los 44.000 abogados inscritos en el Colegio de Madrid. De 65 años, casado, padre de tres abogados e hijo de abogado, la candidatura de Martí Mingarro obtuvo 2.598 votos. El porcentaje de participación fue muy bajo: sólo acudió el 5% de los juristas llamados a las urnas. La segunda candidatura más valorada fue la de María del Carmen Sánchez, adscrita a la Asociación Libre de Abogados (ALA), que consiguió 1.103 votos. El tercer aspirante a decano, José Luis Gardón Núñez, obtuvo 143 sufragios.

El objetivo de la jornada electoral de los abogados madrileños, a las que estaban llamados los letrados ejercientes y los no ejercientes, era designar al decano y a los diputados segundo, quinto, séptimo, octavo y noveno, así como al bibliotecario del colegio. La Junta de Gobierno del Colegio de Abogados de Madrid está formada por el decano y nueve diputados, así como un tesorero, un contador, un bibliotecario y un secretario. La forma de renovación de cargos se realiza por mitades, y cada cinco años se renueva la mitad de la Junta de Gobierno. Los cinco nuevos diputados, que iban en la candidadatura de Martí Mingarro, son, por el orden antes citado, Joaquín García-Romanillos Valverde, Isabel Gozalo Hernando, Francisco Javier Cremades, Carmen Fernández de Bobadilla y Urquiola del Palacio; y Antonio Alonso Lasheras como bibliotecario.

La participación fue escasa y los votos se depositaron en una urna situada en el edificio Fénix del paseo de la Castellana. La votación concluyó a las ocho de la tarde y el escrutinio final sobre las nueve y media de la noche.

En total acudieron a las urnas 2.117 abogados, alrededor del 5% del colectivo inscrito en Madrid. Mantí Mingarro obtuvo 2.598 de votos, 1.103 María del Carmen Sánchez y 143 José Luis Gardón Núñez. Los votos de los abogados en ejercicio se cuentan como doble, de ahí la diferencia entre el número de participantes en la votación y los votos contabilizados.

Gardón Núñez, a diferencia de los otros dos aspirantes, concurría sólo para el cargo de decano. Días antes de los comicios, un recurso de este último candidato estuvo a punto de paralizar el proceso electoral. A propuesta de Gardón, que se quejaba de que su petición para figurar como aspirante a decano había sido desatendida por la Junta de Gobierno del Colegio, un juez de lo contencioso de Madrid paralizó la proclamación de las candidaturas de Martí Mingarro y María del Carmen Sánchez. No obstante, el pasado lunes el mismo juez, tras oír a las partes, revocó su decisión inicial y dio luz verde a la celebración de los comicios, pero ya con Gardón aceptado como candidato.

El turno de oficio

Es la tercera vez que Martí Mingarro, especialista en Derecho Mercantil y sucesor en este cargo del fallecido Antonio Pedrol Rius, gana las elecciones al Colegio de Abogados.

El Colegio es una entidad de obligada afiliación para los letrados, que maneja al año un presupuesto de 46 millones y que, entre otros servicios, se encarga de gestionar el turno de oficio, el que presta asistencia jurídica a las personas sin recursos.

Natural de Siles (Jaén), Martí Mingarro promete cumplir las promesas que elevó a sus colegas durante la campaña. Una de ellas, aumentar la remuneración que perciben del Estado los abogados de oficio, ya es casi una realidad. La Consejería de Justicia de la Comunidad, que se hizo cargo el pasado julio de las competencias de Justicia, ha acordado con Martí Mingarro incrementar la asignación económica del turno de oficio. "Hemos dado el máximo nivel de calidad al turno de oficio en Madrid; ahora nos falta dignificarlo mejorando su retribución, y ya estamos en el camino", avanzó durante la campaña electoral.

La creación una nueva oficina en el Colegio con la misión "de defender y respaldar" a los abogados "que tengan problemas con algún juzgado u otras instituciones en el ejercicio de su profesion" es la segunda de las promesa que ahora debe cumplir. Y la tercera, llevar las nuevas tecnología a los despachos jurídicos. "Vamos a establecer convenios de financiación para la adquisición de ordenadores de tal forma que, con las máximas garantías de seguridad, pueda existir una interconexión entre los abogados, éstos y sus clientes y con los juzgados", avanzó.

El papel de los abogados será básico para el éxito de la nueva modalidad de juicios inmediatos (juzgar a una personas en las 48 horas siguientes a la comisión del hecho ilícito, si trata de una falta) y rápidos (en menos de 15 días si se trata de un delito) que prepara el Ministerio de Justicia. Este tipo de vistas funcionarán a partir del 27 de abril.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 13 de diciembre de 2002