Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Movilización de las Fuerzas Armadas | CATÁSTROFE ECOLÓGICA EN GALICIA

El Ejército traslada a Galicia 3.000 militares desde toda España

Un puente aéreo lleva legionarios de Almería y paracaidistas de Alcalá de Henares a Santiago

Más de tres semanas después del inicio de la crisis del Prestige, el Gobierno ha decretado la movilización general de las Fuerzas Armadas para hacer frente a la catástrofe. Ayer tarde se puso en marcha un puente aéreo con el aeropuerto de Santiago de Compostela para trasladar a casi 3.000 miembros de los Ejércitos de Tierra y Aire, procedentes de toda España, con el objetivo de sustituir a los voluntarios que regresan a sus domicilios al final del puente festivo.

Desde lugares tan lejanos como Almería empezaron a llegar miles de militares a Galicia en aviones Hércules del Ejército del Aire y por carretera. La Brigada de la Legión ha movilizado a 600 efectivos. Los 180 primeros, cuya llegada se esperaba anoche, irán destinados a la zona de Ferrol, mientras que los 420 restantes, que deben llegar hoy mismo, se encargarán de la limpieza de las playas en la zona de Vimianzo.

La primera oleada de refuerzos militares incluye 125 efectivos del Núcleo de Tropas Divisionario de Burgos, 125 del Regimiento de Caballería de Valladolid, 200 de la Brigada Acorazada de El Goloso (Madrid), 200 del Mando de Ingenieros de Salamanca, 250 del Mando de Artillería de Campaña de León y Astorga, y 300 de unidades del Ejército del Aire en Zaragoza, Alcantarilla (Murcia) y Madrid,.

La segunda oleada, a partir de hoy, supondrá, además de 420 legionarios, otros 750 miembros de la Brigada Paracaidista y de la Acorazada y 200 más del Ejército del Aire. Los militares se instalarán en los polideportivos acondicionados para los voluntarios a medida que éstos se marchen al acabar el puente de la Constitución, que en algunas comunidades autónomas se prolonga hoy.

El Ejército de Tierra también ha desplegado tres helicópteros, un Chinook de transporte y dos HU-10 (uno medicalizado y otro de reconocimiento) para apoyar el despliegue, cuyo suministro se organiza desde la Agrupación de Apoyo Logístico de Valladolid, que ha empleado 45 camiones y 200 soldados para trasladar colchones, duchas, cocinas, etc.

En total, ayer se sumaron al dispositivo 1.853 efectivos del Ejército de Tierra y hoy lo harán 1.220. Hay que tener en cuenta que a los militares llegados desde fuera se suman los de la Brigada Ligera Aerotransportable (Brilat), con base en Galicia y Asturias. Un total de 180 miembros de la base de la Brilat en Figueirido (Pontevedra) están realizando tareas de limpieza en la zona de O Grove, mientras que el Regimiento Príncipe de Siero (Asturias) ha desplazado 120 militares a la costa asturiana y 110 a la cántabra. La Brigada de Infantería Movilizable basada en el País Vasco que aporta 100 soldados.

Además, un total de 15 aviones del Ejército del Aire CN-235 y Canadair CL-215 empezaron ayer a realizar vuelos de vigilancia de las manchas de fuel desde sus bases de Villanubla (Valladolid) y Torrejón de Ardoz (Madrid).

Por su parte, los buques de transporte anfibio Galicia y Pizarro, que zarparon el viernes de su base de Rota (Cádiz) llegaron ayer al puerto de Vigo. Ambos transportan una dotación de casi 1.200 personas, con un batallón de Infantería de Marina, cuatro helicópteros AB-212 y SH-3D, 28 vehículos todoterreno Hummer, cuatro embarcaciones semirígidas y 18 camiones pesados, entre otro material.

Tras aprovisionarse con material anticontaminación, el Pizarro zarpó ayer tarde hacia Gijón (Asturias), para sumarse a las tareas de limpieza en las costas asturiana y cántabra.

La Armada ha enviado también a Galicia una unidad formada por 12 buceadores de combate procedentes de la base naval de Cartagena (Murcia), con objeto de comprobar los daños producidos por los vertidos del Prestige en el fondo marino.

Ayer mismo, un helicóptero de la Armada, con zapadores del Batallón de Infantería de Marina, realizó un reconocimiento en las islas Cíes y en Finisterre.

Un centenar de alumnos de las escuelas de especialidades de la Armada en la zona de Ferrol realizaba ayer tareas de limpieza en las Rías Altas, mientras que la Escuela Naval de Marín mantiene suspendidas las clases desde mediados de la semana pasada para que sus 500 alumnos y profesores colaboren la lucha contra los vertidos en las Rías Bajas.

En total, según el Ministerio de Defensa, los efectivos desplegados en Galicia sumarán hoy 7.000, una cifra muy próxima a los 10.000 que reclamó el PSOE.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 9 de diciembre de 2002