OPINIÓN DEL LECTOR
Cartas al director
Opinión de un lector sobre una información publicada por el diario o un hecho noticioso. Dirigidas al director del diario y seleccionadas y editadas por el equipo de opinión

La Mostra coge el revelo de Peñíscola

Era lógico y era de esperar que el trabajo llevado a cabo a lo largo de 13 años por los creadores -y directores hasta el año 2001- del Festival Internacional de Cinema de Comedia de Peñíscola no cayera en saco roto.

La valenciana Mostra ha sabido aprovechar el ridículo desastre que supuso la última edición del certamen peñiscolano que, malmanejado por nefastos (en toda la amplitud de la palabra) políticos, destrozó en siete días lo construido en 13 años con enorme esfuerzo e ingente sensibilidad hacia nuestro cine por José María Alonso y José María Ganzenmüller.

Jorge Berlanga, invitado de Peñíscola durante años y años, ha sabido aprender de ese magnífico tándem de josemarías, quienes hace 14 años rindieron el primer y -en palabras del propio Luis- el gran homenaje a su padre, el maestro Luis G. Berlanga.

La Mostra está rindiendo homenaje a Concha Velasco: homenajeada por Peñíscola en 1998. El jurado de la Mostra lo preside José Luis Borau: presidente del jurado en Peñíscola en 1996. Sigfrid Monleon preside el jurado opera prima: como ya hizo en Peñíscola también... Y unas cuantas coincidencias más, como la lista de invitados, en la que no hay ni un solo nombre que no haya sido invitado en Peñíscola en alguna ocasión. Coincidencias que, al menos, dejan patente la capacidad y la valía de aquel festival de Peñíscola.

Hace muy bien Jorge Berlanga al aplicar en Valencia lo aprendido en Peñíscola. Hace muy bien en cuidar y mimar el cine español. Hace muy bien en tratar al cine español como el más importante, llenando su festival de estrellas españolas. Y hace muy bien llevando a Valencia a productores, distribuidores, decoradores, críticos, directores de fotografía, etcétera, etcétera.

Sí, hace muy bien la Mostra en coger el relevo de Peñíscola y ocupar el puesto que el Partido Popular de Castellón estúpida y dictatorialmente ha regalado con la sumisa complicidad de los políticos-marionetas peñiscolanos. Hace muy bien Jorge Berlanga en no permitir que la política fascista del PP destruya el trabajo de esos maravillosos 13 años que el cine español vivió en la ciudad del Papa Luna.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS