Crítica:ROCKCrítica
i

La pasión según Robe

De nuevo la antiestrella Robe Iniesta ha llenado dos días seguidos un recinto de más de 10.000 personas y otra vez lo ha hecho casi sin promoción en medios de comunicación mayoritarios. Pero es que Robe sigue dando con su música una y otra vuelta de tuerca a un sistema que niega la verdad por fea y le pinta bigotes y expresiones obscenas a ese (des)orden del comportamiento humano que es la corrección política a cualquier precio.

En Leganés, Iniesta planteó un sistema de concierto que hubiera estado bien si se hubiera celebrado en verano. Pero poner a un simpático DJ a pinchar clásicos del rock -¡sonaron hasta los Pretenders!- durante una hora previa a la actuación, cuando el frío de noviembre te cruje los glúteos aposentados en la grada, es, diciéndolo en plan suave, pelín incómodo.

Extremoduro

Robe Iniesta (voz y guitarra), Iñaki Uoho Antón (guitarra), Aiert Erkoreka (teclados), Cantera (batería), Miguel Colino (bajo) y Félix Landa (guitarra y percusión). Plaza de toros La Cubierta. 18 euros. Leganés, viernes 22 y sábado 23 de noviembre.

Por fin salió Robe y despejó las dudas acerca de en qué está ocupada ahora la mente de tan subversivo personaje. El amor, en su expresión más cruda y carnal es, actualmente, el motivo central de este extremeño. Porque en canciones como Buscando la luna, Tu corazón, So payaso, Sucede o Ama, Ama ensancha el alma y no hay otra cosa más que amor salvaje, pasión entre dos llena de olores, sabores, fluidos corporales y otros elementos excluidos del romanticismo oficial cantado; y ya no digamos en otras canciones decididamente más provocadoras, como Hoy te la meto o Golfa.

Tanta expresión del amor la cantó Robe en Leganés con sentimiento desgarrado, voz quebrada y fiereza musical a la que el grupo pone acompañamiento de fuego. Rompiendo el concierto en dos partes, Robe Iniesta terminó ascendiendo a su cielo particular de modo coherente con el aspecto de Jesucristo armado que exhibe en la portada de su último álbum, Yo, minoría absoluta; y lo hizo, impulsado por la fe y el cariño de sus seguidores-creyentes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 23 de noviembre de 2002.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50