Agricultores y transportistas amenazan con paralizar Francia

Dos organizaciones de agricultores organizaron ayer el bloqueo de 71 almacenes de aprovisionamiento a grandes superficies, colocando barreras que impiden el acceso a esas instalaciones en diversas regiones de Francia, y en las que participan unas 3.000 personas. A su vez, los sindicatos del transporte por carretera tienen preparado un bloqueo de autopistas y carreteras clave por todo el país.

El Gobierno de Raffarin se enfrenta así a sus primeros conflictos sociales de envergadura. El jefe del ejecutivo reunió ayer a los ministros y les exhortó a hacer "cuanto esté en su mano" para evitarlos, recordando a las partes sociales su responsabilidad en un periodo tan crucial como es el de las últimas semanas del año, decisivas para el tirón del consumo interno, en el que se basa el crecimiento de la economía francesa.

En cumplimiento de tales instrucciones, el ministro de Agricultura, Hervé Gaymard, recibió anoche a una delegación de los agricultores, sin exigir previamente la retirada de las medidas de presión. Los agricultores piden la intervención gubernamental para poner coto a la "rapiña" de las grandes cadenas de distribución que, según ellos, se quedan con una proporción demasiada alta del dinero que pagan los consumidores. Siempre según los huelguistas, el Gobierno ha aceptado aumentar sus controles sobre los precios en las grandes superficies.

Los sindicatos del transporte, por su parte, han dado un ultimátum para hoy a la patronal del sector, bajo amenaza de paralizar los principales ejes de carreteras como ya hicieron en 1996 y 1997. La reivindicación consiste en recibir una paga más por año, hasta 13. En algunas grandes ciudades, como Marsella, las gasolineras registraban anoche grandes colas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 21 de noviembre de 2002.

Se adhiere a los criterios de
Lo más visto en...Top 50