Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La medalla de la Universitat realza la magnitud pública de Ernest Lluch

Acto académico en memoria del profesor asesinado por ETA

La Universitat de València acogió ayer el acto de entrega, a título póstumo, de la medalla de la institución a Ernest Lluch, asesinado por ETA hace dos años. La universidad reconocía así la tarea docente e investigadora de quien fue su profesor durante años. Los discursos del acto, incluido el de su hija Rosa, subrayaron la enorme influencia de Lluch en la universidad, la sociedad valenciana y la política española.

Como ejemplo de la huella de su paso por la Universidad de Valencia, el rector Francisco Tomás proclamó que "el actual prestigio de la Facultad de Economía se debe en buena parte al talante de exigencia docente y rigor en la investigación que imbuyó en los estudiantes y jóvenes que actualmente conforman los sectores seniors de las facultades valencianas". En el acto se pusieron de relieve el compomiso cívico de Lluch y sus fructíferas relaciones, que fueron más allá de la facultad y la universidad, con Joan Fuster, Vicent Ventura o el propio Alfons Cucó, recientemente fallecido y cuya viuda asistió ayer también al acto.

Compartiendo presidencia del acto con Montserrat Lamarca, que fue en los últimos tiempos la compañera de Lluch, su hija Rosa Lluch Bramon recordó un artículo publicado en EL PAÍS en el que el economista manifestaba su alegría porque muchos de sus alumnos "tuviesen altos cargos en el socialismo", como Joan Lerma, Clementina Ródenas, Vicent Llombart, Salvador Almenar o Andrés García Reche, entre otros. Y tampoco olvidaba "la cosecha popular" representada por personalidades como Rita Barberá, María Bonilla o Javier Quesada. En su laudatio, Salvador Almenar, actual catedrático de la Facultad de Economía, calificó L'estructura económica del País Valencià de "primera obra moderna sobre nuestra economía". Otra gran obra suya, La via valenciana, reeditada recientemente por otro discípulo, el profesor Vicent Soler, volteó "tanto al paradigma agrarista tradicional como la interpretación de Joan Fuster" e inauguró un "nuevo estilo de analizar el País", destacó Almenar. Otro aspecto de la visión alentada por Lluch permitiría confeccionar en la propia universidad "unas grandes líneas de política industrial" que tuvieron gran influencia en los primeros gobiernos de la Generalitat, señaló el rector.

Se evocó su vocación política, -reflejada hasta en el hecho de su muerte-, que dejó huella en la fundación del PSPV o en el Consell Democràtic del País Valencià, pasando por circunstancias como los 10 d'Alaquàs, detenidos por "propugnar un Estatut d'Autonomia y propiciar una Generalitat provisional". Se recordó su "transcendental papel", siendo ministro, "como reformador de la sanidad". La consejera portavoz del Consell, Alicia de Miguel, se sumó a un homenaje que "la Generalitat comparte plenamente" y aseguró que la "lucha" de Lluch "por la democracia, la libertad y la paz pervivirán para siempre". El ex rector de la Universitat de Barcelona Fabià Estapé estuvo presente en un acto que respaldaron dirigentes del PSPV y de los sindicatos, así como representantes de la cultura.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 22 de noviembre de 2002