Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ZAPPING

A cualquier precio

Empieza la fiebre publicitaria navideña. Los más preparados para resistirla son los niños, que ejercen su implacable poder dando la brasa a sus padres para que les compren objetos de dudoso gusto. Para las niñas, muñecas que se ciñen a los cánones estéticos de una moda que quiere convertirlas en lolitas antes de tiempo, lápices y rímeles que parecen diseñados para excitar a los pervertidos y unos bebés de plástico que saciarán su inexistente instinto maternal y que mean, defecan o vomitan. Es un universo que funciona con pilas, teledirigido por redactores de manuales de instrucciones que quizá contengan órdenes en clave para extraterrestres.

Brutalidad

Telemadrid estrena The shield: al margen de la ley, una serie en la que el protagonista, un policía corrupto, asusta más que los delincuentes. La intención es describir el día a día más crudo de Los Ángeles con un realismo ajeno a la moralina típica de la ficción convencional. En lo visual, aplica un ritmo de rap, pero por más eficaz y trepidante que resulte es comprensible que algún espectador se pregunte si no será también una apología de la brutalidad policial. Lo recomendable, pues, es insistir hasta descubrir los matices de una historia me temo que real.

En la calle

Sabina, en Lo + plus. Le preguntan por Operación Triunfo y pide cambiar de tema, una postura hábil teniendo en cuenta que cualquier cosa que diga podrá ser utilizada en su contra. Fue más duro cuando le preguntaron por la tele en general, de la que dijo: "Me gusta para odiarla y despreciarla", antes de poner a parir a Sardà. También contó que, desde que intenta superar sus achaques, el sector más radical de sus fans le critica y le pide que se siga metiendo de todo, a ver si revienta. En la bolsa de la mitomanía macabra, la autodestrucción que más cotiza es la ajena. Habló de su disco Dímelo en la calle, un lugar en el que los versos del subcomandante Marcos pintan menos que el vaivén hormonal de Sonia, de Gran Hermano. Por cierto: en televisión interesan más los expulsados de OT o las madres de los concursantes de GH que los nuevos discos de Sabina o Serrat.

Eva al desnudo

Si quieren entender a Sonia, que aporta a la temible tertulia de A tu lado una experiencia que la convierte en modelo de promoción laboral, recurran a los clásicos: Eva al desnudo, de Mankiewicz. La protagonista, interpretada por Anne Baxter, es el vivo retrato de tantas mujeres que no dudan en fingir lo que no son. Halagan al vanidoso, cruzan las piernas ante el lascivo, manipulan al inseguro, seducen al débil, calumnian al duro, se camelan a las que podrían ser sus enemigas, se aprovechan de los generosos y van subiendo peldaños. Utilizan a quienes más pueden ayudarlas, les hacen creer que los admiran para acceder a su agenda de amigos influyentes, a los que también abducen hasta la próxima treta. Todos conocemos a alguna Eva, ¿verdad?

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 17 de noviembre de 2002