Reportaje:Copa del Rey, segunda eliminatoria a partido único | FÚTBOL

Del triple salto al palco y el banquillo

Dimitri Piterman nació en Ucrania, se nacionalizó estadounidense, fue atleta, y ahora es a la vez presidente y entrenador del Palamós

Dimitri Piterman llegó a España en 1990 con la intención de prepararse para lograr una medalla olímpica en triple salto y se ha convertido en el presidente y entrenador del Palamós, el club de fútbol decano de Cataluña. Fundado hace 104 años, uno antes que el Barça, el club que viste de amarillo y azul, recibe al Betis, hoy en la Copa (20.30 horas).

Nacido en Ucrania hace 38 años, Piterman emigró de niño con su familia a Estados Unidos. Allí se nacionalizó y empezó a practicar atletismo. Sus marcas, 16,50 metros en triple salto y 7,90 en longitud, le permitían abrigar esperanzas de clasificarse para disputar los Juegos Olímpicos de 1992. Viajó a Europa para competir y preparar un desafío que finalmente no logró debido a las exigencias de los trials (pruebas de selección). Pero así llegó a España, a Santander, donde encontró facilidades para entrenarse y para que su mujer Milan prosiguiera sus estudios en la Universidad Menéndez Pelayo. Un año después, viajaron a la Costa Brava y allí se quedaron a vivir, en Tossa de Mar, junto a sus hijos Sergei y Nikka.

Piterman se dedica a negocios inmobiliarios y posee una colección de obras de arte de Dalí
Más información
El Betis tuvo que remontar dos goles

Piterman, que se dedica a negocios inmobiliarios, empezó a entrenar al equipo de Tossa, en Segunda Regional. Por entonces empezó la grave crisis del Palamós. Estuvo a un paso de la desaparición y perdió dos categorías de golpe en 1995, de Segunda A a Tercera, por no poder afrontar las deudas que acumulaba. En 1999, Piterman pasó a ser máximo accionista y presidente del Palamós. La primera temporada tuvo como entrenador al ruso Galyamin, ex jugador del Espanyol. Pero el equipo no funcionaba como pretendía Piterman, que acabó nombrándose a sí mismo entrenador. No posee el carnet y por ello oficialmente figura como tal Cos, que junto a Robi -ex jugador del Espanyol-, es uno de sus ayudantes técnicos.

El presidente-entrenador estadounidense, seguidor del Chernomorets, defiende su particular manera de gestionar el club. 'La gente quiere un gladiador que gane y no se refiere al Barça de Gaspart sino al de Van Gaal', dice. 'El trabajo más triste y oscuro es para el presidente, que es quien sufre para generar recursos económicos y quien sufre la presión cuando las cosas no van bien. Y sin embargo no puede siquiera decir quién juega. Todos los entrenadores deberían ser presidentes y asumir toda la responsabilidad. Por ejemplo, pienso que Cruyff debería ser entrenador y presidente del Barça'.

La gestión de Piterman, al que algunos conocen como el Gil y Gil de la Costa Brava -'no sé que haya sido entrenador', dice cuando se le compara al presidente del Atlético-, ha estado jalonada por algunas polémicas. Se enfrentó al concejal del PP y ex presidente del club, Joan Fontanet, al que declaró persona no grata y mantuvo discrepancias con el alcalde Jordi Pallí, de Convergència i Unió, por la gestión del campo municipal y en defensa de un proyecto de ciudad deportiva.

El presidente-entrenador tiene otra pasión: las obras de arte. Durante diez años ha logrado reunir una colección de más de 400 obras seriadas de Salvador Dalí, valorada en más de 900.000 euros. La mayoría de las piezas han sido adquiridas en subastas de Christie's y Sotheby's.

El reto de enfrentarse hoy a todo un Primera como el Betis no arredra a Piterman que confía en las posibilidades de su equipo. 'Es un partido especial. Ya eliminamos al Elche por 6-1 y estamos convencidos de poder pasar', asevera. 'Somos sextos en la Liga y llevamos una racha de cuatro partidos sin perder después de haber ganado al Valencia B, el Espanyol B y de haber empatado con el Barça B'. Hoy, enfrente, el Palamós ya no tendrá a un filial, sino al Betis de Víctor Fernández, quinto clasificado en Primera.

Sobre la firma

Robert Álvarez

Licenciado en Periodismo por la Autónoma de Barcelona, se incorporó a EL PAÍS en 1988. Anteriormente trabajó en La Hoja del Lunes, El Noticiero Universal y el diari Avui.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS