Columna
i

Un premio bien ganado

Diez años después de haber sido distinguido con el Príncipe de Asturias de Ciencias Sociales, ayer recibió Juan Velarde Fuertes el más prestigioso premio de Economía que se otorga en España: el Rey Juan Carlos, prolongando la excelente serie de galardonados que arranca con Luis Ángel Rojo y tiene su penúltimo eslabón en Enrique Fuentes Quintana. Una distinción ciertamente merecida.

Juan Velarde (Salas, Asturias, 1927) pertenece a la primera promoción de economistas de la Facultad de Ciencias Políticas y Económicas de la Universidad de Madrid, cuyas puertas se abrieron en febrero de 1944. Y desde entonces, su obra expresa perfectamente lo mucho que la sociedad española de nuestro tiempo debe a un esforzado grupo de profesionales de la economía, cuyos derroteros biográficos coinciden en el tiempo con los que en el campo de la creación literaria componen la generación del 50. Aquéllos, en efecto, han hecho una destacada contribución en tres frentes: en el académico, consolidando los estudios de Economía en las primeras facultades que pueblan nuestra geografía académica; en el social, ganando con su trabajo credibilidad para una profesión, y en el político, finalmente, influyendo en el rumbo que la política económica española va a adoptar a partir del final de los años cincuenta y en una mayor racionalidad económica en la administración pública de los recursos. En esos tres planos, repítase, la actividad desplegada por Juan Velarde es sobresaliente.

Más información

Ha sido y es, ante todo, maestro de universitarios. Vocacional magisterio proyectado tanto en la docencia como en la investigación. Como docente, ha explicado economía española a más de cincuenta promociones de estudiantes y ha enseñado a enseñar a varias docenas de profesores. Pero si extensa es su labor docente, tanto o más lo es su tarea como investigador y divulgador. Impresiona, desde luego, la relación de sus libros, artículos y notas de carácter científico, con varios centenares de títulos propios y colaboraciones en volúmenes colectivos y especializadas, sobre economía española, sobre economía internacional, sobre pensamiento económico. Y, asimismo, abruma la extensión que adquiere la tarea de Velarde como divulgador de temas económicos, sin rehuir, como en el caso de algún otro miembro preeminente de su grupo profesional y generacional, ninguna oportunidad, ya se trate de tribunas de conferencias, ya de páginas de prensa escrita, manteniendo activa presencia durante más de cinco decenios en los medios de comunicación y contándose por miles los artículos que ha desperdigado en publicaciones de todo tipo, dando cuenta de sus lecturas y enjuiciando hechos descollantes de cada momento.

A unos y otros trabajos -los de carácter científico, los de tono divulgativo- les ha sabido imprimir un estilo propio muy marcado, con un tratamiento de los temas que nunca desprecia el detalle, fruto de un proceder muy impresionista, siempre atento al dato nuevo, más proclive a añadir que a sistematizar y que no olvida desarrollos colaterales del cuerpo central estudiado. De modo que el conjunto de su casi inabarcable obra acaba componiendo un abigarrado mosaico, como corresponde a una pluralidad inusual de conocimientos, de alcance enciclopédico, que sólo puede nutrirse en la voraz capacidad de lectura e indagación científica de este entomólogo de la Economía -como fraternalmente se le ha designado alguna vez- que es Juan Velarde: un 'extraordinario saber, una aguda inteligencia y una enorme capacidad de trabajo', por decirlo con las palabras de su maestro, Valentín Andrés Álvarez, al darle la bienvenida en la Academia de Ciencias Morales y Política hace un cuarto de siglo.

Una nota más aún, para terminar. Hay en Juan Velarde, y lo ha habido durante más de cincuenta años de servicio -desde la Inspección de Trabajo, en los primeros cincuenta, al Tribunal de Cuentas desde hace más de un decenio-, un funcionario público que ha creído en la utilidad social de la función pública, dedicándole una parte sustancial de su tiempo y de su talento, con el sentido del deber y de la honradez que él tanto ha sabido admirar en el puñado de hombres que hicieron del Instituto de Reformas Sociales una creación ejemplar en la España liberal de comienzos del siglo XX; no en vano, fue Juan Velarde durante muchos años quien, desde el Ministerio de Trabajo, más facilitó la utilización de los estupendos fondos bibliográficos, documentales y estadísticos que el Instituto legó. Lo que acaso resulte oportuno recordar ahora, en la víspera misma del centenario de su fundación: ¡que no pase desapercibido!

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 05 de noviembre de 2002.

Lo más visto en...

Top 50