Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ENSEÑANZA

Educación pone en la Red material educativo de ESO y Bachillerato

Las asignaturas se ofrecen con audiovisuales y autoexamen

El Ministero de Educación ha desplegado en la red 20 sitios sobre otras tantas materias de ESO y Bachillerato para ayudar a profesores y alumnos en sus tareas de enseñanza y aprendizaje. Hay 18 activos con un desarrollo que va del 60% al 87%. En algunos el material es indistinto para profesores y alumnos y, en otros, se diferencia e incluso tienen una sección, con material propio, para el 'público', pero ninguno de los tres accesos está vedado al usuario. Para Francisco García, director del Centro Nacional de Información y Comunicación Educativa, que se ha responsabilizado del proyecto, el que el alumno pueda conocer los objetivos pedagógicos del profesor no deja en entredicho a éste. 'Es importante para el alumno saber qué quieren que sepa. Además, la tarea del profesor no es sólo impartir conocimiento, sino motivar el aprendizaje y enseñar las herramientas útiles para ello'.

MÁS INFORMACIÓN

Según García, la oferta de este material didáctico tampoco pretende suplir el libro de texto. 'No son materiales autosuficientes y uno de sus objetivos es iniciar en la lectura a través de un soporte al que acceden los jóvenes'. Algunos sitios -Música, Lengua o Física- tienen una página de entrada con criterios de navegación comunes pero luego desarrollan los contenidos -con abundante oferta multimedia- de manera distinta y con diferente grado de acierto. Ello puede entorpecer las rutinas de uso porque en cada uno de ellos hay que hacer un breve aprendizaje de navegación. 'La razón de la disparidad radica en las necesidades pedagógicas de cada materia. No es lo mismo Literatura que Música'. Cada sitio ofrece un autoexamen con evaluación instantánea de las respuestas.

Algunos sitios están en su primera versión y otros ya van por la segunda. 'Los cambios obedecen a la necesidad de adecuarse a los propios cambios tecnológicos, como el ancho de banda, a la evolución pedagógica y, a partir de ahora, a la respuesta ante la experiencia real en las aulas con este material, aunque ya hemos hecho algunos tests'. El reto de este esfuerzo es notable. Uno de los accesos más llamativos es el del 'público'. Se trata de que los tutores sepan qué estudian sus pupilos, pero el acceso libre a todas las páginas permite al adulto un discreto autoaprendizaje.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 31 de octubre de 2002