Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Zaplana asegura que no cambiará la estrategia y rechaza que el PP pueda perder la mayoría absoluta

El presidente regional del Partido Popular, Eduardo Zaplana, aseguró ayer en Valencia que no cambiará la estrategia prevista pese a las críticas recibidas y la creciente contestación en sectores como el educativo. 'El político que hace estrategia en base al ánimo de cada día, mal político es', dijo Zaplana antes de entrar a la reunión de la junta directiva regional del PP, que añadió: 'Es absurdo hacer la estrategia de hoy para mañana'.

El ministro de Trabajo y dirigente del PP valenciano negó la posibilidad de perder la mayoría absoluta en las Cortes Valencianas si se celebrasen las elecciones ahora, tal y como refleja un sondeo de 3.000 encuestas realizado por el PSPV a finales de septiembre. 'No me ha puesto nada nervioso la encuesta del PSPV. Yo nunca he filtrado una encuesta falsa. Si yo me la inventara como ellos nunca daría la cifra de 44 escaños [para el PP]. Ése es el dato ideal, es un escenario bueno para animar al votante', dijo Zaplana, que expresó su confianza en las expectativas electorales de su partido y la ratificación en 'algún dato' que no quiso desvelar.

El dirigente de los populares valencianos anunció que durante este puente de Todos los Santos se reunirá con el comité electoral del PP regional y expresó su confianza en que los candidatos autonómicos de las listas de Castellón y Alicante, a las presidencias de las diputaciones y a las principales alcaldías se designen antes de acabar el año.

La reunión de la dirección regional del PP de ayer volvió a poner de manifiesto el devaluado papel del presidente de la Generalitat, José Luis Olivas, en el seno del partido. Olivas tuvo que esperar durante casi media hora la llegada de Zaplana a la sala de reuniones, mientras el candidato del partido a la presidencia de la Generalitat, Francisco Camps, esperó en la puerta del hotel al ministro de Trabajo. Camps, que hoy informará del contenido de la reunión, hizo más corta la espera conversando con la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 30 de octubre de 2002