Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
GENTE

NADIE LOGRA DESBANCAR A SARA

Ya está. Sara Montiel y Tony Hernández se han casado por lo civil en el Ayuntamiento de Majahonda (Madrid) después de sufrir lo indecible porque no había quién les casase. Todo los detalles en la revista ¡Hola! Y los detalles son muchos. El cuarto matrimonio de Saritísima no tiene desperdicio. Su vestido, la máscara de maquillaje que lleva en la cara, su sonrosadas mejillas, el tocado de flores, la cena de después del enlace, en la que destaca el vestuario de Norma Duval (¿la vestirá el enemigo o compartirá modisto con Sara?), la tarta nupcial, la casa de la actriz, la cara de él... Todo de lo más kitch (incluida la cara de él). Pero Sara Montiel promete superarse en la boda religiosa que se celebrará en enero del año que viene. 'En la boda religiosa sí llevaré ramo, porque el traje, inspirado en el siglo XVI, será más de novia: dorado o plateado, con cola y un gran velo gris maravilloso', dice encantada. O sea, que lo de esta semana será pecata minuta. A Sara no se le ha puesto nada por delante para contraer nupcias con este cubano 35 años más joven que ella (asegura que se han casado con separación de bienes), ni siquiera el enfado de sus hijos, Thais y Zeus, que están que echan chispas y no quieren oír nada del nuevo marido de su mamá. Al menos eso cuentan las otras revistas que se han quedado sin exclusiva. En fin, que es la noticia de la semana porque del resto no hay nada así como muy destacable. Vale que los duques de Lugo se van a Nueva York y todas las revistas lo cuentan, que Bertín Osborne se ha enamorado de una modelo (Semana), que por fin se ve a Bisbal y a Chenoa besándose en París (¡Hola!), incluso que Adriana Abascal (a saber, mujer de Juan Villalonga), se viste de nueve tipos de mujeres para promocionar un libro que ha escrito sobre mujeres en un reportaje anodino y asombroso, pero nada logra desbancar a Sara Montiel el día de su boda.-

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 25 de octubre de 2002